Foto: Especial
Al hospital llegó un paciente que padece de sus facultades mentales y con una pierna gangrenada; la otra ya se la habían amputado debido a las enfermedades que padece.

Una persona que era atendida anoche en el Hospital General causó alarma y susto entre el personal médicos, pues le hallaron una presunta arma de fuego, aunque luego se descubrió que era de juguete.

Al hospital llegó un paciente que padece de sus facultades mentales y con una pierna gangrenada; la otra ya se la habían amputado debido a las enfermedades que padece.

Cuando enfermeras y médicos se disponían a curar a José Reyes, de 48 años, y le retiraban el calcetín para hacerle las curaciones a la pierna, se percataron que traía un arma y eso asustó a los presentes.

Rápidamente se activó la alerta del hospital hacia el Sistema de Emergencias 911.
Elementos de la Policía Municipal fueron quienes llegaron y se dirigieron al área en donde estaba Reyes con los médicos; éstos entregaron el arma que a final de cuentas resultó ser falsa.

Los municipales aseguraron la pistola, pero no remitieron a Reyes por ser paciente psiquiátrico.