Foto: Especial

Por: MARIO PALOMERA TORRES

“Vuestra obra me deja siempre hondamente impresionado. Impresionado es la palabra. ¡Oh! Realista de lo Fantástico”. Así se expresaba Joseph Conrad sobre H. G. Wells en una carta de 1897, a propósito de la novela El hombre invisible, según la cita que se presenta al inicio del capítulo VII en El peligroso encanto de lo invisible (2014) de Philip Ball.

Ball siempre es lúcido e interesante sobre todos los asuntos que toca, sea el fantasma de Hamlet o las nuevas dimensiones que propone la teoría de las cuerdas”
Kathryn Schultz, The New Yorker

Este elogio y el apelativo “Realista de lo Fantástico” viene a modo para Ball, aprovechando la sabiduría de Conrad, como cualidad para describir algunas de sus obras. Químico y doctor en Física por la Universidad de Bristol, Ball ha desarrollado, en las últimas dos décadas, una serie de ensayos que se perfilan esenciales, entre ellos: La invención del color (2004), H20: una biografía del agua (2008), El instinto musical (2011), Curiosidad (2013); o este octavo título del autor inglés (nacido en 1962) que publica en español la Colección Noema de Turner. Lo invisible —ahora se reconoce nuevamente— abarca un espectro notablemente mayor, para los seres humanos, a lo que sí podemos ver.

“¿Cómo comprender algo que no se puede observar? La seducción que insinúa el título nos recuerda el sesgo moral que empaña al tema”. Este ensayo es una monografía que se revela como cosa seria sobre una materia antes vista cuasi fantástica.

El peligroso encanto de lo invisible 
Autor: Philip Ball
Editorial Turner, Colección Noema,
España, 2016; 388 pp.