Meghan Markle visitó Irlanda en representación de la reina y rompió el protocolo que debe seguir como miembro de la familia real británica

Todo iba bien entre Meghan y Harry, quienes visitaron Irlanda hace unos días en represetación de la Reina Isabel, hasta que al final terminó generando gran controversia, y no es para menos, pues la Duquesa hizo algo que los miembros de la realeza tienen estrictamente prohibido: tomar posturas políticas. 

Resulta que, durante su primera visita oficial a Irlanda, país que acaba de despenalizar el aborto, Harry y Meghan asistieron a una cena organizada por el embajador británico en su casa, donde conocieron a personalidades del deporte, a cultura, la política y a la diputada Catherine Noone, quien está a favor de la despenalización del aborto en Irlanda.

La política publicó en sus redes sociales que había sido un placer para ella conocer a los duques de Sussex y agregó: “La duquesa y yo hemos hablado sobre el referéndum, se mostró muy interesaday contenta con el resultado”. Esto fue suficiente para que el tuit se viralizara, y la polémica llegó como consecuencia. Por su parte, Noone tuvo que borrar la publicación y publicar uno nuevo en el que se retractaba del anterior: "(fue) una pequeña charla y la duquesa no quiso opinar al respecto, pero fue encantadora. Como no se entendió mi primer post, he decidido borrarlo".

Desde el siglo XVII los miembros de la familia real tienen prohibido hablar públicamente de política, algo que Meghan hizo mientras fue soltera pero que, evidentemente, ya no puede hacer más. Y esto lo debe saber muy bien la diputada Noone, entonces cabe preguntarse por qué publicó este tuit sobre Meghan precisamente sobre un tema polémico. ¿Habrá sido para llevar más atención y simpatías a favor del aborto legal, para poner el foco sobre ella misma o sólo para desprestigiar a Meghan?

Hasta el momento la familia real no se ha pronunciado al respecto para hacer una aclaración y desmentir a la diputada Noone.