Serio. Parra quiere demostrar esta campaña que su aporte será vital en las aspiraciones del equipo. / Cortesía
El jardinero de los Rockies quiere olvidar la campaña pasada, en la que batalló con las lesiones´, y ya se enfoca en llevar a su equipo a postemporada

COLORADO SPRINGS.- Gerardo Parra repartió abrazos y mostró una sonrisa capaz de calentar al menos un poco a un día frío.

“Vean esto”, dijo el venezolano al saltar sobre su pie izquierdo por varios segundos. “Puedo saltar. Mi tobillo ya no está mal”.

Parra firmó un contrato de tres años y 27.5 millones de dólares con los Rockies como agente libre el pasado invierno, pero hubo momentos en los que al parecer no pudo manejar las expectativas generadas por dicho acuerdo.

También perdió 46 juegos tras un tirón en el tobillo izquierdo el 14 de junio. Al volver al terreno de juego, Parra vio acción en 39 juegos, incluyendo 19 en primera base. Finalizó la temporada con promedio de .253 y porcentaje de embasarse de .271.

“No fue fácil para mí, pero eso es cosa del pasado”, dijo Parra, durante una parada de la Caravana Invernal de los Rockies en la tienda del equipo en Colorado Springs. “Eso fue el año pasado. Ahora mismo me siento al 100 por ciento. Quiero estar al 100 por ciento para mi equipo”.

Parra, quien cumplirá 30 años de edad el 6 de mayo, quiere empezar de cero. Tiene previsto jugar por Venezuela en el Clásico Mundial de Beisbol en marzo y está decidido a recuperar su puesto como guardabosque titular en el 2017.

La ausencia de Parra no perjudicó a los Rockies precisamente. El prospecto David Dahl aprovechó la oportunidad al batear .315 con siete jonrones y 24 remolcadas en 63 juegos. El dominicano Raimel Tapia, otro prospecto de lujo, disputó 22 partidos por el equipo grande de Colorado en los que bateó .263.

Con figuras establecidas como Charlie Blackmon en el jardín derecho y el venezolano Carlos González en el derecho, los Rockies tienen cinco guardabosques en su roster que batean a la zurda. El equipo agregó más competencia para los jardines al firmar al veterano Chris Denorfia, un bateador derecho. El utility venezolano Alexi Amarista, un bateador zurdo, es capaz de jugar en los jardines y en el medio del cuadro interior.

Archivo

Pero Parra quiere demostrar que puede ser tan esencial como se le consideraba cuando el gerente general de los Rockies, Jeff Bridich, lo firmó. Parra venía de batear .291 entre los Cerveceros y los Orioles en el 2015. Pese a que le costó embasarse el año pasado (consiguió nueve boletos en 381 visitas al plato), se encontraba en el segundo lugar en la Liga Nacional con 20 dobles al momento de lesionarse durante un choque con el campocorto Trevor Story en el bosque central.

Los Rockies no han hecho transacción alguna para reducir el número de jardineros o bateadores zurdos en su roster. Debido a que restan 19.5 millones de dólares en el contrato de Parra, al club se le haría difícil canjearlo, pero Bridich ha dicho repetidas veces que confía en un repunte del venezolano. Parra coincide.

“He hablado con Jeff, sí, y mi confianza está al 100 por ciento”, dijo Parra. “Sé que Tapia es un gran jugador y Dahl también. Todos en el equipo son jugadores estupendos. Es una situación difícil para el manager y el gerente general, pero me considero capaz de ayudar a este equipo a llegar a los playoffs”.

Los Rockies también firmaron al bateador derecho Ian Desmond —quien jugó siete temporadas en Nacionales y pasó el 2016 con los Rangers— para que juegue en la primera base. Siempre cabe la posibilidad de que Parra vea acción en la inicial dependiendo de quién sea el pitcher contrario, pero no es una alternativa que el oriundo de Santa Bárbara del Zulia quiera contemplar.

“No quiero jugar en la primera base… El año pasado jugué allí porque no podía correr”, dijo Parra. “Me encanta jugar en mis jardines. Creo que puedo ayudar al equipo más allí”.