José Guadalupe Galván Galindo, Obispo Emérito de Torreón / Foto: Archivo
Conforme a lo esperando, ha respondido al tratamiento y aunque ya fue traslado a una habitación dentro del hospital, su situación es todavía delicada al grado que las visitas están restringidas

Torreón, Coahuila. – El Obispo Emérito de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, se encuentra estable y mejorando su estado de salud, luego de que el pasado fin de semana fuera internado en el área de cuidados intensivos de un sanatorio local, víctima de una neumonía caracterizada por fiebre alta y dolores intensos en el pecho.

El padre Ignacio Mendoza Wong, vocero de la Diócesis de Torreón, dio a conocer que conforme a lo esperando, ha respondido bien al tratamiento y aunque ya fue traslado a una habitación dentro del hospital, su situación es todavía delicada al grado que las visitas están restringidas.

La iglesia pide a los fieles católicos orar por su pronta recuperación y agradece las muestras de cariño que le han hecho llegar, preocupados por su estado de salud, por lo que se invita a toda la comunidad diocesana implorar por su pronto restablecimiento.

Mendoza Wong dijo que una vez que se reponga monseñor Galván Galindo, seguirá sirviendo en la Diócesis de Torreón, con las nuevas tareas que tiene encomendadas.

Días antes de ser internado, participó en las diferentes actividades propias de la Semana Santa, como lo fue el domingo de Ramos en la parroquia de Cristo Rey y acompañando al Obispo Luis Martín Barraza en todas las actividades de la semana mayor.

Monseñor cuenta con 77 años de edad y fue en el mes de noviembre del 2017 cuando lo nombraron Obispo Emérito, luego de que el Papa Francisco nombrara a Luis Martín Barraza como el nuevo obispo de Torreón.

Cuando dio a conocer que presentaría su renuncia a su oficio como lo marca el Derecho Canónico al llegar a los 75 años de edad, manifestó su deseo de quedarse a vivir en La Laguna, que ha sido su ciudad desde hace casi 20 años.