Foto: Especial
José Morales solo pide una o dos horas para entrar a suelo estadounidense y así poder abrazar a su madre antes de que fallezca

No podrá ver a su madre. José Morales es un ciudadano mexicano al que el gobierno federal de Arizona en Estados Unidos le acaba de negar una solicitud de visa humanitaria para dar el último adiós a su madre enferma de cáncer y que se encuentra en un hospital de la ciudad de Tucson.

Morales que hoy vive en Hermosillo, Sonora en México ha hecho hasta el momento dos pedidos de visa humanitaria; sin embargo el lunes en la noche en la Frontera con Nogales le dijeron que su pedido no procedía, acto seguido la calificó de injusta la decisión tomada en su contra.

“Se me hizo muy injusto que no pudieran tener esa humanidad solamente para despedirme de ella. Es inexplicable el dolor de ser el único que no le permitan darle el adiós a mi madre", expresó entre lágrimas a la cadena Telemundo.

José Morales cuenta que ha sido deportado de los Estados Unidos hasta en dos ocasiones; la primera vez por violar los términos de su libertad condicional después de estar en prisión por robo de autos. La segunda ocasión por estar ilegalmente en el país.

Pese a estos antecedentes José Morales exige que se le deje entrar a Estados Unidos al menos una o dos horas y es que según su testimonio las faltas cometidas en el pasado no son califican como muy graves.

“No cometí un crimen de drogas, no mate a nadie, no soy terrorista, no estoy vinculado con el narcotráfico; nada que se parezca. No estoy pidiendo quedarme solo pido dos horas no pido mucho tiempo”, sostuvo.

La familia de José Morales ha hecho todo lo posible para tratar de que cruce la frontera; incluso el congresista Raúl Grijalva y su equipo intentaron ayudarlo.

Para la abogada Ayensa Millán es “raro" que se otorgue una visa humanitaria durante la administración de Donald Trump.