Afirman que han superado los requisitos de seguridad necesarios. | Foto: AP
Destacan que su candidata a vacuna tiene una efectividad superior al 90 por ciento

NUEVA YORK, EU.- La farmacéutica estadounidense Pfizer se está preparando para solicitar de forma inminente la aprobación de emergencia de su vacuna contra la enfermedad COVID-19, que ya superó los requisitos de seguridad fijados para su fase 3 de ensayos, según aseguró ayer el consejero delegado de la empresa, Albert Bourla.

Bourla se pronunció así en un foro organizado por The New York Times y en otro del medio especializado en salud STAT News, después de que su empresa y su socio BioNTech anunciaron el 9 de noviembre que la vacuna tiene una efectividad superior al 90 por ciento.

“Estamos muy cerca de solicitar la autorización de emergencia”, dijo el principal responsable de la farmacéutica, que no quiso dar una fecha precisa para ese esperado paso.

Según Bourla, Pfizer ya ha recabado los datos de seguridad que requieren las autoridades sanitarias, que exigen a los fabricantes el seguimiento durante dos meses de al menos la mitad de las personas que recibieron la vacuna durante los ensayos de fase 3.

En las pruebas, que comenzaron el pasado julio, han participado cerca de 44 mil personas y, según las empresas, la vacuna ha mostrado una efectividad superior al 90 por ciento en los participantes sin evidencias previas de infección.

Mientras Pfizer y BioNTech hicieron el anuncio, este lunes la biotecnológica Moderna dio a conocer resultados de las pruebas de su proyecto de vacuna, que apuntan a una efectividad de en torno al 94 por ciento.

Bourla, en el foro de STAT News, aseguró haber sentido alivio al conocer que hay otra vacuna exitosa y confió en que aún haya más, dado que la demanda global será superior a la capacidad de cualquier empresa.

Cuando dieron a conocer el éxito de sus ensayos, Pfizer y BioNTech anunciaron que esperan producir 50 millones de dosis este año y 1.3 millones de dosis en 2021.

Bourla, negó ayer que la farmacéutica retrasase hasta pasadas las elecciones estadounidenses el anuncio sobre la efectividad de su vacuna contra la enfermedad COVID-19, en contra de lo afirmado por el presidente del país, Donald Trump.