Lealtad. Luis Cresencio Sandoval González, titular de la Sedena, con el Presidente López Obrador en el desfile del 16 de Septiembre.
En entrevista con Proceso, el general de división en retiro, Sergio Aponte Polito, reveló que hay molestia y decepción en la tropa y altos mandos, luego de la frustrada captura de Ovidio Guzmán

CDMX.- En el ejemplar de este domingo, la revista Proceso revela la molestia de dos militares retirados con la 4T, detonada por el operativo fallido en Culiacán, y recuerda que antes de ese fracaso ya se advertía que las Fuerzas Armadas estaban sufriendo un proceso de desgaste en el actual Gobierno Federal.

Los generales en retiro Sergio Aponte Polito y Carlos Demetrio Gaytán Ochoa han externado su desacuerdo con el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de México, Andrés Manuel López Obrador, no así con Luis Cresencio Sandoval González, actual Secretario de la Defensa Nacional (Sedena).

En el artículo de Proceso, firmado por José Raúl Linares, se hace referencia también a voces de descontento expresadas en las redes sociales, presuntamente formadas por militares y/o seguidores de la milicia en México.

LA ADVERTENCIA DE APONTE POLITO

Aponte Polito encabezó durante tres décadas operaciones contra el narcotráfico en los estado de Sonora, Chiapas, Quintana Roo y Sinaloa; también realizó operaciones de este tipo en Culiacán, ciudad en la que ocurrió el desastroso operativo contra Ovidio Guzmán, y eso le da autoridad para hablar de los hechos en esa ciudad.

El general puntualiza la sensación de desánimo cuando una misión fracasa, y más cuando la tropa no siente el respaldo de los mandos civiles.

 “Cuando no se cumple con la misión existe entre el personal militar una combinación de enojo, malestar y tristeza”, expone.

El militar asegura estar en contacto con oficiales activos, y afirma que después del operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán López, en las entrañas de las Fuerzas Armadas germinan la “molestia” y la “decepción” contra la administración del presidente López Obrador.

La orden de liberar al hijo de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, el traslado de la carga política al Ejército por el fracaso por la detención y luego liberación del capo, así como críticas a la estrategia obradorista para combatir el crimen organizado, atizan silenciosamente el bajo estado de ánimo entre la tropa y oficiales, asienta Proceso.

En entrevista, el general Aponte Polito dice estar en retiro pero activo en la práctica -cerca de la tropa- y sostiene que aún pertenece al Ejército.

Asegura que para muchos militares “constituye un fracaso” el hecho de que en la operación realizada en Culiacán se haya detenido a un presunto narcotraficante de importancia y después se haya ordenado su liberación.

“Causó más agravio y enojo por los muertos y heridos que resultaron de este enfrentamiento. Un militar fue masacrado y otro perdió una pierna por un disparo de fusil Barrett calibre .50”, especificó Aponte Polito.

Entre 2005 y 2008, como comandante, Aponte Polito pronunció discursos que lo enfrentaron con los gobernadores de Sinaloa y Baja California porque denunció la corrupción de algunos mandos policiacos con los grupos de la delincuencia organizada.

Su último desacuerdo público con la actual Presidencia de la República la hizo el pasado 19 de julio de este año, cuando publicó una carta en la que advirtió que López Obrador pretendí desaparecer al Ejército a causa de de la transferencia masiva de elementos hacia la Guardia Nacional, un hecho que asegura comienza a cristalizarse con la actual estrategia de Seguridad de la cuarta trasformación.

EL DISCURSO DE GAYTÁN OCHOA

La voz del también general en retiro, Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, es otra de las que no están de acuerdo con la política de seguridad del Presidente.

Cinco días después del operativo en Culiacán, en un desayuno ante 500 militares retirados y en activo, Gaytán Ochoa expuso que los efectivos de la Sedena que participaron en el operativo fallido se sintieron “agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados”.

El militar en retiro leyó su discurso en esa reunión (del 22 de octubre) a la que acudió el actual secretario de la Sedena, Sandoval González. Expresó preocupaciones por la polarización del país, inquietudes respecto a la política del presidente López Obrador y las ofensas que sufrió y ha sufrido el Ejército en el actual gobierno.

“Nos inquieta, nos ofende eventualmente, pero sobre todo nos preocupa toda vez que cada uno de los aquí presentes fuimos formados con valores axiológicos sólidos, que chocan con las formas con que hoy se conduce el país”, dijo el general en esa reunión.

 

Los militares en esa ocasión dieron su respaldo total al general Sandoval Rodríguez, titular de Sedena, pero sin mencionar el nombre del Presidente en ese respaldo.

Aponte Polito apoya esa postura y afirma que lo expresado por Gaytán Ochoa lo comparten diversos Jefes del Ejército, quienes se sienten decepcionados ante la liberación del capo.

HAY DESGASTE: MENDOZA RUIZ

El pasado 3 de octubre, Homero Mendoza Ruiz, jefe del Estado Mayor de la Sedena, había advertido ante autoridades de Estados Unidos y funcionarios del Gabinete federal que el Ejército y la Fuerza Aérea de México se enfrentan a “un proceso de desgaste”.

“Estamos en un proceso de desgaste muy fuerte, sin embargo el soldado mexicano se desdoble, se esfuerza en satisfacer todos los requerimientos que ha hecho el Poder Ejecutivo”, dijo el general Mendoza Ruiz ante representantes del Gabinete de Seguridad, de la Embajada de Estados Unidos, de la DEA y del Departamento de Estado norteamericano.

(Con información de Proceso)