La pregunta que debe hacer Margarita Zavala no es si los mexicanos están preparados para ella, sino por contrario si ella lo está

México dejó de ser el país espectacular para convertirse en el país de los espectaculares. El país está inundado de anuncios de todo tipo que compiten unos contra otros por la visibilidad ciudadana. En las llamadas vallas publicitarias se ofrecen todo tipo de mercancías y servicios: ropa interior de dama, pañales, conciertos, casa de interés social, planificadores de bodas, gansitos, libros, revistas, periódicos, cerveza-refresco, estaciones de radio, líneas aéreas, partidos políticos, imágenes de secuestradores y secuestrados. Ahora los espectaculares políticos están de moda. Uno muy cruel: "Elba Esther, líder del SNTE, está recluida por robo de más de 2 mil millones de pesos de los maestros de México". Lo cierto es que la maestra está todavía sujeta a proceso y no se ha dictado sentencia definitiva.

Rafael Moreno Valle, a través de una Revista ("Líderes"), se anuncia en espectacular como "el nuevo presidenciable". En otro con el que promueve un libro ("La fuerza del cambio") generó un conflicto entre dos editoriales con origen común y apellido compartido, pero sin vínculo: la prestigiada Editorial Porrúa y Miguel Ángel Porrúa. El anuncio se utilizó también en la modalidad rodante, en camiones urbanos, y motivó que la primera casa editora se deslindara del nuevo presidenciable y la otra casa lo avalara, tanto que hasta se hizo cargo del gasto del espectacular. Entre centenares de anuncios apareció uno aterrador "Plata o Plomo" y en pleno segundo piso se vio una película pornográfica, en lo que, no hay duda, fue un verdadero espectacular.

Uno reciente, atribuido a Margarita Zavala, se volvió viral, como se dice ahora, porque tenía una falta de ortografía: "¿Estás listo para un México donde quien trance no avance?". Los espectaculares de la colega de esta página se presentan como preguntas a los electores: "¿Estás listo para dejar a tus hijos un México mejor?", cuando en realidad debió decir que más importante que dejar a los hijos un México mejor sería disponer ya de un mejor país, de una vez, pare de sufrir. Para qué esperar a la muerte para dejar un México mejor.

Otro de la precandidata Zavala que leí preguntaba si México estaría preparado para una mujer presidenta. En realidad lo importante hubiera sido que los asesores de su campaña, además de revisar la gramática española, diseñen una estrategia convincente. El mensaje debió haber sido "¿Estará México preparado para una mujer presidenta? Yo, sí lo estoy para serlo".

Aunque, ¿estará preparada Margarita Zavala? Independientemente de la dudosa pertinencia republicana de lanzar una candidatura de familiar presidencial, la carrera política de Margarita Zavala es menor: proviene del privilegio, profesora que no ha escrito una línea académica, dos veces diputada, una en la Asamblea Legislativa del DF y otra en la Cámara de Diputados, sólo que en ambas en la modalidad plurinominal.

Se le reconoce su magnífico papel como esposa del presidente Felipe Calderón, particularmente su trabajo con niños, niñas y migrantes. Solamente que haber sido discreta y digna son atributos insuficientes como para dirigir un país tan irremediablemente complejo. Si fuera el caso de buscar la Presidencia por haber sido inquilina de la residencia presidencial, el chofer de Los Pinos debería ser el secretario de Comunicaciones y Transportes, el encargado de los jardines el secretario de Agricultura y Ganadería y el encargado de las peceras el secretario de Marina o de Pesca.

No basta tener buena letra y mala ortografía, la pregunta que debe hacer Margarita Zavala no es si los mexicanos están preparados para ella, sino por contrario si ella lo está. Y todavía faltaría la otra pregunta, si en el PAN y ahora con las coaliciones, en el PRD lo creen de esta manera.
En la presentación de un libro autobiográfico "Margarita, mi historia", la señora de Calderón declaró que "el PAN tiene que llegar unido, fuerte y a tiempo, porque le va a pesar llegar tarde y dividido". Tiene razón, y como se miran las cosas, todo indica que el PAN llegará tarde, débil y dividido.

Twitter: @DrMarioMelgarA