Fotos: Hector García
La titular de la SMA, Eglantina Canales Gutiérrez, indicó que participan 450 brigadistas y personal de logística de los tres órdenes de Gobierno y sociedad civil, las que permitieron un avance en el control del 15 por ciento

Por: ANA LUISA CASAS/PALOMA GATICA

La Secretaría de Medio Ambiente de Coahuila (SMA) informó que ayer las condiciones climatológicas permitieron la operación de cinco aeronaves para la descarga de agua sobre el incendio forestal activo en la zona conocida como “La Pinalosa”, en la sierra de Arteaga.

La titular de la SMA, Eglantina Canales Gutiérrez, indicó que participan 450 brigadistas y personal de logística de los tres órdenes de Gobierno y sociedad civil, las que permitieron un avance en el control del 15 por ciento.

Se estima que al momento el área afectada por el fuego es de alrededor de 3 mil 500 hectáreas en lo que corresponde al territorio de Coahuila. La vegetación afectada es arbolado adulto y matorral.

“Tuvimos un accidentado, hubo apoyo médico que inmediatamente lo atendió. Se trata de una luxación y es común que se dé en este tipo de trabajos, ya que la topografía es muy accidentada”, detalló.

De acuerdo con Canales Gutiérrez, las labores para combatir el incendio podrían extenderse una semana y al menos 30 años para recuperarse de desastre ecológico.

“Los incendios tienen la etapa de ataque inicial, combate, revisión de focos calientes para su liquidación y extinción, pero este incendio es muy grande e intenso”, consideró Canales Gutiérrez.

Asimismo, señaló que lamentablemente la cifra de flora y fauna afectada es equivalente a la cifra de hectáreas perdidas pues se trata de su hábitat natural.

“Todos los animales son afectados desde los reptiles, anfibios y aves que mueren, los que huyen y los que días posteriores no tendrán alimento”, expresó la también bióloga.

Huyen animales de las llamas; piden no cazar

Por: ANA LUISA CASAS

El fuego expulsó de la sierra de Arteaga a venados, osos, serpientes y otras especies terrestres que habitan en la Sierra y consumió aves refugiadas en la copa de los árboles, dónde también los alcanzaron las llamas.

Cadáveres de aves posan sobre la hierba carbonizada y animales de granja que huyeron al ver el fuego continúan perdidos entre el asfalto de la carretera y la sierra.

Además de poner en riesgo la flora y fauna silvestre de la Sierra de Arteaga, la huida de animales salvajes pone en riesgo la labor de los brigadistas, pues ante el terror de morir envueltos en fuego, los animales reaccionan de forma agresiva al verse amenazados.

Mientras las serpientes o arañas, entre otros animales ponzoñosos, también representan un riesgo para los brigadistas en su labor, aunque hasta el momento ningún elemento se ha visto afectado.

Se exhortó a los pobladores de ejidos habitados a evitar cazar a los animales.

Se evalúa la posibilidad de evacuar a más personas.

Los guerreros del fuego pelean contra el incendio

Por: ANA LUISA CASAS

Siete con cuarenta y cinco. Cerca de 450 brigadistas de los tres órdenes de gobierno se internan en la Sierra de Arteaga.

En un segundo intento por controlar el fuego que continúa consumiendo hectáreas a su paso y expulsando venados, osos, serpientes y otras especies que habitan en la Sierra, los brigadistas arribaron desde las primeras horas del día.

Apenas ayer el viento cambió la dirección de las brasas y tuvieron que abandonar La Pinalosa para salvarse.

Salieron ilesos, pero en su mente vive el crujir de los árboles chamuscados, de las plantas. El huir de las aves. Lo caliente de aire y las flamas aferradas a sus espaldas.

De acuerdo al Director Forestal y Vida Silvestre del estado, Jorge Guerrero, el fuego continúa devorando el suelo verde y la fauna que habita en él.

Antes que domar el fuego que convierte todo en ceniza a su paso, la vida de quien esté en riesgo es la prioridad. Se establecen rutas de escape y tácticas de combate.

“Probablemente fue algo encendido de hace horas antes de ser reportado, pero las condiciones que rodearon el incendio propició que se expandiera desde el martes pasado”, comentó Guerrero.

A tres días de atender el siniestro, se desconoce la chispa que despertó a “la bestia” que se desató en la Sierra.

En cuestión de minutos se delegan responsabilidades y establecen estrategias para atender el siniestro, los brigadistas son equipados para actuar como un sólo comando, sin importar el color que portan en sus uniformes.

El Plan de Acción del Incidente (PAI) ahora tiene como objetivo sofocar al fuego que rebasó los mil 200 metros de brecha “corta fuego” durante la madrugada.