Las autoras con el libro que ya está disponible en nuestro país./Foto:Cortesía Editorial Planeta
La publicación de Zenith reúne las voces de Cristina Alonso y Cristina Valbuena, en donde dan cabida a una amplia gama temática porque todos atañen a las chicas

Hace algunos años las españolas Cristina Valbuena y Cristina Alonso, se pusieron los lentes violetas y nunca se los volvieron a quitar. ‘Ponerse los lentes violeta’ se refiere al acto metafórico de empezar a ver todo desde un ángulo totalmente diferente, el del feminismo. Aquello que conocías hasta el momento (y todo lo nuevo con lo que te encuentras) lo ves bajo esta óptica, y, lo que antes parecía normal, ahora resulta inaceptable y, en mayor o menor medida, uno analiza las cosas.

Pero retomemos, las autoras llegan a México a través de su libro, “Esto va de chicas”, publicado por editorial Zenith. En éste muestran que una vez que se pusieron aquellas gafas, iniciaron un camino sin retorno, para bien, en positivo, al que cada día se suman más mujeres.

VANGUARDIA conversó con ellas al respecto de la llegada de su libro a nuestro país y las propuestas que éste incluye. Abrimos con una cuestión álgida, la publicidad. Me cuenta Alonso que ellas decidieron incidir en la imagen de la mujer en la publicidad a través de su blog, “la publicidad es cultura, y cuando tu perpetuas la cultura a través de los anuncios, es súper difícil que las cosas cambien. Nosotras decidimos romper un poco ese estereotipo, porque si nadie lo rompe y nadie alza la voz, seguiremos 'fregando' -limpiando la casa- solo nosotras, seguiremos llevando el bikini de la 36 -una talla extrachica- y no cabremos en ese bikini porque estoy harta de pasar el mocho -el trapeador-”.

Lo comenta un poco en tono de broma pero es real, el discurso que proponen, primero en su blog, que ahora se lee en publicaciones de su sitio en facebook e instagram, escriben de una forma directa y muy personal dando en el clavo, haciendo verdad cosas cotidianas del día a día.

“Nosotras nos conocíamos porque colaborábamos con las redes sociales de un proyecto gastronómico”, relata Cristina Valbuena al recordar cómo inició esta aventura, fue entonces cuando vieron las cosas que tenían en común. Entonces nació el blog, Girly Girl Magazine, en el que inicialmente hablaban de sus propias inquietudes, así como de las cosas que les gustan, en donde recomendaban libros y películas y también daban voz a otras mujeres, de modo que día a día fueron creciendo como comunidad.

“A partir de ahí, de todos estos temas que tratábamos, que siempre eran con perspectiva de género, nos propuso Zenith hacer un libro y nos enfrentábamos a un reto de todo ese contenido que hacíamos en la web y en redes sociales darle un formato menos obsoleto, que no se quedase en dos días caduco y que fuese más permanente”, describe Valbuena.

Primero plasmaron sus inquietudes en un blog y luego en redes sociales, ahora en un libro./Foto:Cortesía Editorial Planeta

Y con la idea fija del femenino plural, en el que dan cabida a todas, estructuraron el libro a manera de una semana en la vida de una mujer, de modo que cada día implica temas que a todas nos preocupan o a los que nos hemos enfrentado alguna vez, que si la maternidad es una opción, o no, que si la desigualdad salarial, y aquí añada usted los temas que considere o que haya vivido.

Así, publicación tras publicación y ahora con este libro, su grupo aumenta, cuentan que reciben mensajes de chicas no solo de España, ahora también de México. “Nosotras empezamos solas y de repente ese plural en el que nos metimos se acabó creando una comunidad que además nos encanta presumir de que es una comunidad súper sana, que va creciendo cada día. Y es verdad que están saliendo seguidoras de otros países porque creo que el mensaje no es solo in 'insight' español, es un 'nsight' de todas las mujeres del mundo”, añade Cristina Alonso.

Una de las cosas que proponen en su libro es que algunas palabras dejen de usarse como insulto y pierdan el peso negativo que tienen. Por ejemplo, gorda, muchas veces se usa con esta intención y cuando no se quiere agredir se dice que una chica es 'gordita'. “Cuando le ponemos a la palabra 'gorda', que simplemente es una característica física más, desgraciadamente tiene connotaciones negativas pero debería no tenerlas, entonces creo que está en nuestro poder empezar a cambiar eso utilizando la palabra, 'gorda' con toda la normalidad que sea posible, hay que perderle el miedo y reapropiarse de las palabras que se usan como un insulto contra nosotras”, confirma Cristina Valbuena.

Las autoras narran que entre los temas que incluyen en el libro, los que más impacto han provocado son: 'Body Positive', “nosotras estamos siempre intentando hacer artículos que inculquen en las mujeres esa sensación de estar bien con uno mismo, no tener excusas por lo que haces, tómate la vida como tu quieras que esto es para vivirlo, y si te quieres comer el bocadillo chorizo cómetelo porque no pasa nada, o sea que te habla un poco también de la dictadura de las dietas”, reitera Cristina Alonso.

Porque hay que asumir que no somos perfectas y no pasa nada, con eso podemos y debemos estar bien.

El otro capítulo que ha generado eco, es el del consumo responsable, porque de un tiempo a esta parte si de algo somos conscientes es que de que no hay un planeta b, por lo que este que tenemos lo debemos cuidar sí o sí. “Sí que pensamos más cómo compramos, le damos más importancia al comercio local”, se trata entonces, tal cual señala Alonso, de dar pequeños, pero pasos sólidos.

Lo dicho al principio, “Esto va de chicas” reivindica la sororidad, esa experiencia que entre mujeres nos conduce a relaciones positivas, para entre todas contribuir a eliminar las formas de opresión y apoyarnos.

Portada del libro, 'Esto va de chicas' publicado por Zenith./Foto: Cortesía

¿Ya las sigues?

FB: Girly Girl Magazine

Instagram: gilygirlmag

Libro: 'Esto va de chicas'