Foto: Tomada de Internet
El cine nos lleva a mundos mágicos, nos ayuda a vivir las mejores aventuras y romances, pero también se dedica a crear muchas de nuestras pesadillas.

Es uno de los géneros más populares desde los comienzos de la historia del cine. Capaz de hacer vivir al espectador una experiencia sin igual, el cine de terror no pasa de moda y continúa conquistando a los más cinéfilos gracias a los sentimientos de horror, miedo o preocupación, pero también de empatía y sensibilidad. Una montaña rusa de emociones que sigue llenando las salas y que nos ha regalado algunos de los personajes más icónicos de la gran pantalla.

Los monstruos han encontrado un hogar en el celuloide, y muchos de ellos se han convertido en verdaderas y terroríficas estrellas. ¿Te atreves a visitarlos?

Foto: Tomada de Internet

Pennywise, el payaso bailarín

Pennywise, el payaso bailarín, también llamado Eso, es un personaje ficticio creado por el escritor Stephen King para su novela de terror It, en la cual es el principal antagonista y villano. Fue interpretado por el actor británico Tim Curry en la miniserie It de 1990 y por el sueco Bill Skarsgård en la película It, de 2017, y en su continuación, It Chapter Two, de 2019.

Pennywise no tiene forma fija, pero suele aparecer en forma de payaso. Mientras que en la novela es descrito como un cruce entre Bozo y Ronald McDonald, vestido con un traje enteramente plateado con botones naranja; en la mini-serie para televisión se le ve como un payaso calvo, con la cara blanca, con una coronilla de cabello rojo alrededor de la cabeza, una nariz roja, una gorguera, unos tirantes amarillos con botones naranjas, guantes blancos y traje amarillo de cuerpo entero; de vez en cuando lleva globos en su mano y en la adaptación fílmica lleva un sucio traje de payaso victoriano plateado con gorguera y puños de encaje blancos, pompones y bordados de hilos rojos adornando su atuendo. En numerosas ocasiones le suelen aparecer colmillos amarillentos para atemorizar a sus víctimas. Tiene un sentido del humor muy extraño. Se suele reír y contar chistes grotescos.

Historia del personaje

Pennywise es una antigua entidad cuya verdadera forma nunca fue vista. Tiene su origen antes de la formación del universo mismo en un lugar llamado "Macrocosmos", un plano dimensional donde existen él (en un sector que llama "los fuegos fatuos"), La Tortuga, mas todo lo que existe. El Macrocosmos es tan grande que según se ha explicado, el universo mismo no es más que una mancha en el caparazón de la Tortuga, resultado de una vez que esta vomitó.

Eso aparentemente se originó en un vacío más allá del Universo, un lugar al que en la novela llaman «Macrocosmos». El nombre real de Eso (si es que tiene nombre) es desconocido, aunque en varios puntos de la historia, se hace llamar «Pennywise» o «Bob Gray». Así mismo, la verdadera forma de Eso nunca ha sido vista. En su guarida subterránea, toma forma de algo que la mente humana asimila a una araña gigante; sin embargo, su forma verdadera existe en un mundo muy lejano al físico, que el mismo monstruo llama «Fuegos fatuos». La forma que más utiliza es de Pennywise el payaso bailarín, pero puede tomar la forma de los peores temores de aquellos a quienes ataca; por eso es que cada uno de los chicos lo recuerda de modo distinto (una momia, un leproso, chicos muertos, un pájaro...).

Es posible que el cuerpo de Pennywise que existe en el Macrocosmos no tenga una apariencia física definida, al menos según los conceptos humanos, siendo su naturaleza muy similar a la idea de un omnipotente dios de la locura y la maldad. Esta es la razón por la que se lo denomina "Eso" (It, en inglés). La imagen que adopta con mayor frecuencia es la de un payaso; en su guarida subterránea toma forma de una monstruosa araña gigante, que es la que mayormente se aproxima a lo que podría ser su apariencia "real" desde el límite de la perspectiva humana y que es con la que se deja ver entre los "Perdedores", sin que éstos se vuelvan locos. También suele aparecer bajo la figura de algunos animales o cosas que son los peores miedos de algunos de los personajes de la trama.

El monstruo llegó a este mundo en forma de meteorito durante la prehistoria, en el sitio donde posteriormente se construiría el pueblo de Derry. Cuando los humanos comenzaron a colonizar el lugar, Pennywise despertó, se alimentó y adoptó un ciclo de hibernación que se repite cada 27 años: a cada ciclo sucede una terrible ola de violencia, después de la cual vuelve a dormir.

Desde que los humanos aparecieron en el mundo la criatura ha actuado sobre ellos. La percepción humana lo afecta directamente y, de forma automática y en ocasiones involuntaria, se moldea como el objeto o ser que manifieste los peores temores del individuo, algo que aprovechaba y de lo que disfrutaba hasta el día en que se enfrentó a "Los Perdedores", quienes le hicieron frente atacando las debilidades de las formas que asumía. Hasta ese momento Pennywise se consideraba a sí mismo omnipotente e indestructible, pero tras enfrentarse a los niños comprendió que existía una regla que dictaba que al asumir una forma quedaba sujeto a las limitaciones que esta poseía. Eso quería decir que era posible destruirlo atacando los puntos débiles de la forma que asumía y por primera vez en su existencia desarrolló miedo a la muerte, cosa que lo hizo imponerse como objetivo la destrucción de los Perdedores, los únicos humanos que habían decidido hacerle frente y suponían un peligro para él porque se habían transformado en un Ka-tet tan fuerte y unido que eran prácticamente inmunes al control que poseía sobre el resto de habitantes del pueblo.

Durante el segundo rito de Chüd, Bill no solo comprendería que Eso no vivía en los Fuegos Fatuos, sino que realmente él era los Fuegos Fatuos y su forma como tal es una indecible masa informe de luces naranjas que solo mirarlas provoca muerte o locura. Esta es la razón por la que quienes miraron los ojos de Eso mientras emanaba luz naranja tuvieron tan nefastos destinos, ya que esta luz les mostraba su forma real. Bill también comprendería que en cierto sentido Eso jamas había salido del macrocosmos y lo que se conoce como Pennywise es una suerte de proyección física de sí mismo que envió a este universo y a través de la cual se alimenta. Esta conexión va aún más allá y Bill descubre que la unión entre los Fuegos y la Araña era tan grande que si el rito destruía su forma física, los Fuegos fatuos mismos serían exterminados, cosa que sucedió cuando lograron matarlo.

Un punto interesante es que existe la posibilidad que Pennywise pudiera reproducirse, puesto que los "Perdedores" descubren en 1958 que está gestando y cuando le vencen en 1985, Ben Hanscom se encarga de destruir las crías antes que nazcan, por lo que jamás se aclara si estas crías serían directamente su progenie o solo monstruos creados por el payaso.

Alien

El Alien o Xenomorfo es un ente biológico extraterrestre parasitoide ficticio, antagonista de la tetralogía cinematográfica de la serie Alien, con apariciones en precuelas, secuelas, cómics, novelas, videojuegos y crossover como Alien vs. Depredador.

En la saga, este Alien no tiene un nombre específico popular; comúnmente es llamado "la cosa", "la criatura", "bicho" o "dragón" , también "La Muerte Negra" como los llaman los Yautjas (Depredadores).

Según la serie de cómics, su nombre científico ficticio es Linguafoeda acheronsis (lengua mortífera de Acheron), aunque también es llamado Internecivus raptus (Ladrón mortífero).

El nombre técnico "Xenomorfo" (literalmente "forma extraterrestre") fue dado por el oficial William Gorman basándose en la nomenclatura técnica que identifica a un potencial organismo de origen no terrícola. El nombre es usado en Aliens y en una escena eliminada de Alien 3.

Origen

El origen de los Xenomorfos es planteado en la película Prometheus de Ridley Scott, en la cual se deja ver que la raza de los "Ingenieros" (también conocidos como Space Jokeys o Biomecanoides) usaron el planeta Tierra para experimentar y sembraron su ADN como base para crear la vida en lo que parecía ser una serie de experimentos en diferentes planetas para crear formas de vida sin que se tenga plena certeza del fin que perseguían.

Junto con esto, los Ingenieros crearon un agente patógeno que era utilizado en los ecosistemas utilizados para sus experimentos una vez determinaban que era la hora de acabar con ellos, este compuesto una vez liberado era asimilado rápidamente al entrar en contacto con un huésped biológico, ya sea un animal o ser vivo no vegetal y acababa con ellos la totalidad de las veces, en ocasiones haciendo que una agresiva y violenta criatura se gestara dentro del huésped. Aunque jamás se ha mencionado si esto se hacía para erradicar las formas de vida que creaban o si éstas eran creadas para incubar las criaturas del patógeno.

Este primer prototipo experimental del arma sería conocido en el rodaje de la película como "protoalien" y también como "El diácono" o "The Deacon". Sin embargo, el nacimiento de la raza Xenomorfo es anterior; tal como se revelaría en los murales de la nave de los "Ingenieros" que se encontraba apostada en el planetoide LV-223, donde se observan una serie de grabados de la especie en las paredes, que hablan de una experimentación genética con el agente patógeno, con diferentes especies alienígenas primitivas, que le permitió crear en el proceso a diferentes variedades de aliens, incluidos los xenomorfos clásicos y sus reinas.

A partir de lo narrado en la película "Alien: Covenant", se explica que estas investigaciones fueron descubiertas y reiniciadas por el ahora restaurado y evolucionado androide David, quien tras llegar al mundo nativo de los Ingenieros, asesinar a la doctora Shaw y exterminar a los nativos, se dedicaría a experimentar con el agente patógeno durante mucho tiempo, y así pudo recrear un xenomorfo perfecto.

Sin embargo, se sabe que mucho antes que David lograra crear este espécimen, los Ingenieros ya los producían en masa y los transportaban por la galaxia en naves para sus experimentos. La nave "Croissant" (como fuera llamada por Ridley Scott en una entrevista previa al estreno mundial de Alien: Covenant) de Alien, el octavo pasajero, estrellada en LV-426, contenía el cadáver fosilizado de un Ingeniero piloto que había muerto siglos atrás por causa de un Revientapechos; además las bodegas de esta nave estaban repletas de huevos perfectamente evolucionados tanto de obreras como de reinas, por lo que se deduce que el piloto murió en medio de una misión de infestación.

Otra prueba de la antigüedad de esta raza es la saga de Aliens versus Depredador (universo creado por los diferentes cómics de las dos franquicias cinematográficas, y que serían también llevadas al cine), que mostraba que los xenomorfos desde hace siglos eran parte valiosa de las cacería y rituales de los Yautjas y gracias a éstos se encontraban presentes en diversos planetas.

Posteriormente, los integrantes de la tripulación de la Nostromo serían los que encontrarían a las criaturas de la nave abandonada en LV-426 30 años después de los incidentes vistos en Covenant. Aquí se ve aparecer por primera vez a la ya clásico y conocido Xenomorfo.

En el cómic Aliens: Outbreak se muestra una versión alternativa al canon, que plantea que en el mundo natal de los Xenomorfos, no son la especie dominante sino un eslabón más de la cadena alimenticia de ese planeta. Los Xenomorfos se volvieron una plaga incontrolable cuando fueron sacados de su hábitat natural y el equilibrio se rompió; esto desmentiría la teoría de que fueron creados por la especie de los Ingenieros.

Samara Morgan

Samara Morgan es un personaje de la saga de películas The Ring (2002), The Ring Two (2005) y Rings (2017). Es la versión occidental de Sadako Yamamura de la serie de películas japonesas Ringu.

Samara Morgan vino al mundo de una madre identificada como Evelyn Borden, que quedó embarazada fruto de una violación de un sacerdote llamado Galen Burke. El padre de Samara encerró a Evelyn en una especie de calabozo debajo del campanario de una iglesia, pero a los 8 meses de embarazo huyó del lugar y llegó hasta el Refugio para Mujeres Saint Mary Magdalen en Washington. Evelyn supo desde un principio que Samara no era una bebé normal, pues ella nunca dormía, y lloraba terriblemente si estaba cerca del agua. Evelyn trato de ahogar a Samara en una fuente de agua cerca del refugio, pero las mujeres del lugar la detuvieron antes de que pudiera hacerlo. Evelyn clamaba que Samara le había dicho telepáticamente que lo hiciera. Finalmente, los administradores del centro pusieron a Samara en adopción, y Evelyn fue enviada a un hospital psiquiátrico.

Samara fue adoptada por unos criadores de caballos Richard y Anna Morgan de Moesko Island, quienes habían tratado de tener un hijo por su cuenta pero no fue posible. Pronto, Anna comenzó a volverse loca, perturbada por horribles visiones las que, de alguna manera, provocaba Samara. Tras esto, Samara fue llevada a un hospital psiquiátrico, donde los estudios médicos demostraron que la niña poseía una desconocida habilidad psíquica conocida como thermokinesis, permitiéndole a ella "quemar" imágenes de su mente en superficies o en las mentes de otros. Samara nunca dormía y era completamente insensible al dolor. Al parecer, no sabía como controlar su habilidad. Al final, ella fue liberada del hospital a petición de Richard y, posteriormente, la obligaron a vivir en el establo con la esperanza de que la distancia pudiera ayudar a Anna. Las visiones continuaron y muchos de los caballos que Anna y Richard cuidaban en su establo fueron muriendo uno por uno. Debido al odio que les tenía Samara porque no la dejaban dormir, usó su habilidad para volverlos locos y asesinarlos.

Finalmente, Anna, agobiada por lo que suponía vivir junto a Samara, la asfixió con una bolsa y la arrojó dentro de un pozo suponiéndola muerta. Sin embargo, Samara no murió inmediatamente y sobrevivió en el pozo durante siete días, destrozando sus uñas al intentar salir por los lados. La única luz visible provenía de los lados del pozo cerrado, formando una especie de aro. Anna se suicidó después de lo ocurrido, saltando de un acantilado cerca de la línea costera. Sin embargo, el espíritu de Samara aún seguía vivo y, con el tiempo, se construyeron unas cabañas en el lugar. Una de ellas, sobre el pozo donde Samara murió.

Un día, un grupo de adolescentes alquilaron la cabaña con la intención de grabar un vídeo en la misma. El espíritu de Samara aprovechó la ocasión y usó su habilidad de thermokinesis para insertar en la cinta de vídeo una maldición. En vez de una grabación de fútbol, ahora la cinta tenía una serie de siniestras y perturbadoras imágenes en blanco y negro inspiradas en su vida (y en su muerte). Cualquiera que viera la cinta, inmediatamente después de verla, recibiría una llamada telefónica; y al contestar se escucha el susurro del espíritu de Samara que dice "Siete Días". Siete días después, todos los chicos mueren a las 10:00 p.m., que fue la hora a la que vieron el vídeo.

Rachel, madre de Aidan, supo de la existencia del vídeo, debido a que uno de los jóvenes que fallecieron fue su sobrina Katie, que lo había visto previamente. Aidan podía ver y hablar con Samara. El la dibujaba muy bien y Rachel estaba asustada por eso. Rachel hizo una investigación sobre Samara y su familia, fue a Moesko Island donde se encontró con Richard Morgan quien le habló un poco sobre Samara. Él, ya cansado de su vida y de Samara, se terminó suicidando al electrocutarse en la bañera.

Rachel, finalmente, encuentra el cuerpo de Samara en el pozo debajo de la cabaña y lo manda a enterrar pensando que así se acabaría la maldición; sin embargo, cuando llega a su casa, su hijo Aidan se alarma diciéndole que no debía haberla liberado, alegando que Samara "nunca duerme". Tiempo después, el exsacerdote y padre de Samara, Galen Burke, expolia los restos de Samara y los esconde en una de las paredes de su casa para evitar que alguien la "libere". Quince años después, Samara mata a su padre Galen Burke para salvar a Julia y así completar su renacimiento.

Regan MacNeil (El Exorcista)

Regan Teresa "Rags" MacNeil, más conocida como Regan MacNeil (o Regan McNeil) (11 de noviembre de 1961) y Angela Rance en la serie, es un personaje ficticio y antagonista de la novela de 1971 El Exorcista, de William Peter Blatty. En la versión cinematográfica El Exorcista, Regan MacNeil fue interpretada por Linda Blair, quien ganó el Globo de Oro a la mejor actriz de reparto. El American Film Institute incluyó a Regan en su lista de los 100 villanos del cine, situándola en el puesto número 9.

Regan MacNeil es una niña de doce años y la hija única de la actriz Chris MacNeil. Regan se debate entre el agotador horario de trabajo de su madre y el proceso de divorcio de sus padres (su padre está en Europa y no aparece en la película).

Regan es descrita como tímida y de carácter tranquilo. Se dedica a su madre, a la que regala animales que moldea con barro y dejando una rosa en su lugar de la mesa de la cocina cada mañana. Chris está decidida a ser una buena madre, y pasa con ella todos sus días libres. Como es atea, no le ha enseñado religión a su hija, pero cuando Regan le hace preguntas sobre Dios, procura responder de manera tranquilizadora.

Regan encuentra una ouija en casa, con mucha inocencia interfiere en el juego y le cuenta a su madre que se ha puesto en contacto con alguien que ella identifica como Capitán Howdy. Pronto Regan comienza a actuar misteriosamente, evita la luz, a menudo responde violentamente, impresionando a cualquier persona cercana, incluyendo su madre y a los mismos médicos que la examinan. Sin embargo, todos desconocen que Regan ha sido poseída por un demonio llamado Pazuzu. Chris empieza a dudar que sea algo neurológico cuando Burke Dennings, el director de la película que ella protagoniza, es encontrado muerto en la parte inferior de un tramo de las escaleras de su casa. La policía informa que Burke fue lanzado por alguien con fuerza extrema y Chris, dándose cuenta de la situación de su hija, decide mantenerla atada en la cama de su cuarto.

Las pruebas médicas y exámenes no han podido encontrar nada malo en su cuerpo o su mente, a pesar de su comportamiento agresivo, por lo que se le sugiere a Chris practicarle un exorcismo.

Chris consulta a un jesuita, el sacerdote estadounidense de origen griego Damien Karras y le ruega que exorcise a su hija. Con la ayuda del anciano sacerdote estadounidense de origen holandés Lankester Merrin realizan el exorcismo.

Durante el exorcismo ocurren los peores horrores y los clérigos deben soportar al inteligente demonio que invade sus mentes. Merrin sufre un infarto y Karras al descubrir el cadáver y a Regan riendo, entra en un ataque de ira exigiendo a Pazuzu dejarla. Acto seguido, Pazuzu posee a Karras y este se lanza por la ventana.

Al final, Chris y Regan deciden mudarse. Regan no recuerda nada de lo sucedido y agradece a la iglesia su recuperación.

En la serie de El Exorcista, Regan cambia de nombre a Ángela Rance y tiene dos hijas, una de las cuales sufre una posesión.

Freddy Krueger

Durante la Navidad de inicios de la década del 40, una joven monja llamada María Helena (conocida como Amanda Krueger antes de entrar a la orden) fue encerrada accidentalmente en la división de criminales dementes del hospital psiquiátrico "Westin Hills", donde colaboraba como enfermera. Durante días fue violada y torturada por los cien pacientes allí confinados. Solo tras acabar las fiestas, cuando el hospital reabrió, fue encontrada apenas con vida y embarazada. Meses después, Frederick Charles Krueger nació y fue dado en adopción. Freddy fue puesto en adopción al Sr. Underwood, un alcohólico abusivo (protagonizado por Alice Cooper en La muerte de Freddy: La pesadilla final) quien lo maltrataba en sus primeros días. Al paso del tiempo, Freddy empezó a mostrar un comportamiento psicopático, matando animales pequeños. A menudo era ridiculizado por sus compañeros quienes lo llamaban "El Hijo de cien maníacos". En la etapa final de su adolescencia, Freddy empezó a disfrutar de los golpes y castigos asociándolos con el placer. También desarrolló lo que llamaba "El Secreto del Dolor", según esta filosofía, solo tras sentir y controlar el dolor puedes empezar a aplicarlo a otros; por ello practicó el masoquismo y la auto mutilación hasta convertir el sufrimiento en placer; posteriormente en orden a esta misma filosofía asesinaría a su padre adoptivo.

Una vez adulto, Freddy Krueger se casó con una mujer llamada Loretta, con quien tuvo una hija, Kathryn. La familia Krueger vivió en la casa de la infancia de Fred (Elm Street 1428). Freddy trabajaba en la central eléctrica local y en la caldera de la central había capturado a más de 20 niños del vecindario y los había asesinado. La policía no pudo resolver el caso, mientras los periódicos lo apodaron "El Acuchillador de Springwood". Kathryn era aún una niña cuando los niños del vecindario empezaron a desaparecer y ser encontrados muertos. Poco después, Loretta se dio cuenta que en el sótano de la casa, Freddy tenía un cuarto secreto donde guardaba diferentes herramientas de tortura, recortes de diarios, versiones diferentes de su famoso guante, entre otras cosas. Aunque cuando él la descubre le promete que "no le dirá nada a nadie", Loretta es asesinada por Freddy enfrente de su hija, a quien Freddy intentó convencer que había "castigado" a Loretta por "inmiscuirse en su trabajo especial", por lo que no había necesidad de hablarlo con otros, sin embargo la pequeña habló lo que puso en la mira de la policía y sus vecinos.

En 1966, Freddy fue arrestado por los asesinatos de los niños perdidos. Kathryn fue puesta en cuidado adoptivo, y luego fue adoptada. Debido a que la orden de allanamiento no fue firmada correctamente, todas las evidencias se descartaron, siendo Freddy liberado en 1968. Después del juicio de Freddy, Amanda Krueger se ahorcó en la misma torre donde fue violada. Esa misma noche, los padres del vecindario decidieron tomar la justicia por sus propias manos. Siguieron a Krueger hasta su cuarto de calderas, hicieron un camino de gasolina hasta la entrada y lo quemaron vivo. Mientras las llamas se apoderaban de la caldera, ante un moribundo Freddy se presentaron "Los Demonios de los sueños" para tentarlo. Estos demonios vagaban por la tierra buscando un alma cruel y sanguinaria, para convertir los sueños en realidad. Freddy aceptó su oferta para ser "eterno". La gente que ajustició, ignorando en lo que se había transformado y creyendo que todo había acabado, llevó los restos de Freddy al cementerio de autos Penny Brothers y encerrado en el maletero de un viejo Cadillac rojo, negando a su cadáver la oportunidad de descansar en paz en suelo consagrado, evitando así uno de los poco métodos podrían haber evitado su transformación o al menos que se volviera tan poderoso. Kathryn fue adoptada por la familia Burroughs, llevada fuera de Springwood y sus registros se borraron.

 

 

Jason Voorhees

Jason Voorhees es el personaje principal de la serie de películas Viernes 13. Apareció por primera vez el Viernes 13 (1980) como el joven hijo de una cocinera de campo convertida en asesina, la Sra. Voorhees, en el que fue interpretado por Ari Lehman. Creado por Victor Miller, con contribuciones de Ron Kurz, Sean S. Cunningham y Tom Savini, originalmente no se pretendía que fuera el principal antagonista. Posteriormente, el personaje ha sido representado en varios otros medios, incluyendo novelas, videojuegos, cómics y una película cruzada con otro personaje icónico de las películas de terror, Freddy Krueger.

El personaje ha sido principalmente un antagonista en las películas, ya sea acosando y matando a los otros personajes, o actuando como una amenaza psicológica para el protagonista, como es el caso el Viernes 13: Un nuevo comienzo. Desde la representación de Lehman, el personaje ha sido representado por numerosos actores y especialistas, a veces por más de uno a la vez; esto ha causado cierta controversia en cuanto a quién debería recibir crédito por la representación. Kane Hodder es el más conocido de los dobles, habiendo interpretado al personaje en cuatro películas consecutivas.

La apariencia física del personaje ha pasado por muchas transformaciones, con varios artistas de efectos de maquillaje especiales que dejan su marca en el diseño del personaje, incluido el artista de maquillaje Stan Winston. El diseño inicial de Tom Savini ha sido la base de muchas de las encarnaciones posteriores. La máscara de portero de hockey no apareció hasta Viernes 13 Parte III. Desde Viernes 13, parte VI: Jason Lives, los cineastas le han dado a Jason una fuerza sobrehumana, poderes regenerativos y casi invulnerabilidad. Se le ha considerado como un personaje cuya motivación para matar ha sido impulsada por las acciones inmorales de sus víctimas y su propia rabia por haberse ahogado cuando era niño. Jason Voorhees ha aparecido en varias revistas de humor, referenciado en largometrajes, parodiado en series de televisión, y fue la inspiración para una banda de punk de horror. Se han lanzado varias líneas de juguetes basadas en varias versiones del personaje de las películas del Viernes 13. La máscara de hockey de Jason Voorhees es una imagen ampliamente reconocida en la cultura popular.

Chucky 

Chucky es un personaje ficticio de la saga de películas de terror Child's Play creado por Don Mancini. Chucky es un muñeco que fue poseído por medio de magia vudú por el asesino en serie Charles Lee Ray.


La película Child's Play, conocida en español como Muñeco Diabólico, se estrenó en Estados Unidos en noviembre de 1988. En ella los Good Guys suponían el paraíso para todos los niños, por lo que el simpático Andy Barclay (Alex Vincent) no se iba a quedar fuera: Después de molestar muchas veces a su madre, la amiga de su madre le dice que hay un vagabundo vendiendo el muñeco a poco precio, la señora decide comprárselo como regalo de cumpleaños. Obviamente, el muñeco Niño Bueno (marca good guy’s) que recibe Andy es el que contiene el alma atribulada de Charles Lee Ray. El muñeco -que se hace llamar Chucky- es el asesino, que desea vengar su muerte y se apoya en la complicidad y confidencialidad de un feliz niño que no deja de idolatrarlo y acatar a todos y cada uno de sus pedidos para así apoderarse del cuerpo del niño. En resumen, es un oscuro film que se valía tanto de un bien dosificado suspenso como del interesante choque terrorífico que supone un juguete infantil convertido en máquina de matar. Al final de esta cinta, Chucky pelea con uñas y dientes (y patadas, y cuchillos) intentando defenderse pero tras ser calcinado en la chimenea a manos del niño el reaparece calcinado para ser tiroteado y descuartizado a tiros por la madre, "muere" de un tiro en el corazón que le dispara el mismo detective que acabó con el en su forma humana.

Pinhead

Pinhead es un personaje de ficción de la serie de diez películas de terror iniciada con Hellraiser. Fue creado por el escritor y cineasta británico Clive Barker y es interpretado en las primeras ocho entregas por Doug Bradley, Stephan Smith Collins en la novena y Paul T. Taylor en la décima.

Elliot Spencer fue capitán del ejército británico durante la Primera Guerra Mundial. Tras las atrocidades e intensas emociones allí vividas, el mundo que le rodeaba dejó de tener interés para él, y se aventuró a buscar otras realidades, recurriendo a sabidurías y leyendas ocultistas prohibidas.

Cayó en sus manos una antigua Caja-Puzzle, fabricada por el francés Phillip LeMarchand en 1784, por encargo de un burgués ocultista, el cual terminó de dar forma al instrumento llamado La Configuración del Lamento. La resolución de la Caja-Puzzle no dependía sólo de sus engranajes; el ingrediente más importante corría a cargo del interesado, y no era otra cosa que el deseo auténtico de nuevos placeres o experiencias, lo cual Spencer tenía. Su trastorno mental (consecuencia de la Primera Guerra Mundial) y su aborrecimiento del mundo conocido lo llevaron, a la larga, a resolver el enigma de la caja. Al hacerlo, se introdujo en un mundo paralelo al nuestro (confundido por muchos con el infierno), donde el dolor y el placer son indivisibles, y donde conceptos como el bien y el mal escapan a definiciones certeras.

Su alma se fundió con el espíritu de Xipe Totec, el "Pontífice Oscuro del Dolor". Una eternidad saboreando los placeres de ese lugar le condujo eventualmente a ser líder de los llamados Cenobitas, seres que se encargaban de conceder el "placer prohibido" a quienes los buscaban. El propio Spencer, desnaturalizado ya de su faceta humana, fue conocido entre los mortales como Pinhead (traducido literalmente como alfiletero y doblado ocasionalmente al español como Acérico).

Origen

Pinhead, el líder de los cenobitas, es para algunos una pesadilla, y para otros un sueño. Aunque originalmente fue un fiel servidor de Leviathán, el dios regente de la dimensión de la que es nativo, sus últimas experiencias en nuestro mundo despertaron en él otro tipo de ambiciones. Se fue impregnando de la personalidad humana, sobre todo tras las fatales revelaciones que tuvo en su segundo encuentro con Kirsty Cotton, quien mientras intentaba huir del reino de Levithán le recordó su pasado humano que ya había olvidado a él y los otros cenobitas; nuevamente humanizado, junto a sus compañeros se sacrificarían protegiendo a Kirsty del que hasta ese momento fuera su dios, sin embargo, los restos de su esencia oscura pasarían a este mundo en la forma de un pilar del dolor a través de una puerta nacida en el colchón donde muriera la madrastra de Kirsty y fuera reinvocada.

A raíz de las nuevas emociones que despertaron en él después de sus encuentros con Kirsty Cotton, su esencia se dividió en dos entidades: el alma de Elliot Spencer, encerrada en el mundo de los sueños y la guerra; y Pinhead atrapado en el pilar del dolor y liberado por un humano codicioso en este mundo, quien se dejó seducir por el pecado humano en sus diversas formas: la codicia, el ego, la ira, la avaricia, etc.; disfrutándolo, aprendió de la naturaleza humana y decidió usarlo a su favor, ya que al encontrarse sin su alma humana se enajenó de su lealtad al infierno y leyes que lo limitaban, intentando abrir de forma permanente las puertas del mundo de los cenobitas, para poder unirlo con el mundo humano y hacerse con el poder total. Posteriormente se encontraría con Joey, una nueva usuaria de la caja, quien lo fusiona otra vez con Elliot Spencer, y con ello queda una vez más sometido a las leyes cenobitas.

Sin embargo, al encarar a Winter LeMarchand, uno de los descendientes de Phillip LeMarchand (creador del cubo) en la época Contemporánea, quien intentó crear un infierno en la Tierra dándole a los seguidores de su secta atributos cenobitas, se observa que sus actos no enfurecen a Pinhead por aspirar a ser como él, sino por traer el infierno a este mundo, ya que en un momento de furia increpa el atrevimiento de tal acto después que él se sacrificara, transformándose nuevamente en Pinhead, para mantener el equilibrio.

Ya después de su separación y reunificación conservó su conciencia humana, pero él mismo ha reconocido que el mero hecho de ser Pinhead lo sujeta a leyes estrictas respecto a sus funciones y atributos a los cuales él mismo es muy apegado, demostrándolo especialmente en el cumplimiento de la norma de la caja, según la cual debe llevarse a quien la resuelva para ser torturado por la eternidad o en caso de que el individuo le sea arrebatado, alguien a su elección.

En la actualidad durante la cacería del asesino serial conocido como El Preceptor por parte de la policía, el cielo, lo cenobitas y la Inquisición Estigia, Pinhead desautorizó al guardián del Edén y guió a este asesino a su muerte contra los edictos del cielo, que ordenaban que siguiera vivo para que la gente abrazara la fe a través del miedo y cuando el guardián amenazó con castigarlo, Pinhead lo destruyó, cosa que le valió ser castigado por el Cielo exiliándolo a la Tierra como un mortal, aunque esto no significaba que volviera a ser Elliot Spencer ya que aun conserva la mente de Pinhead, de forma que debe sufrir la condena de ser un cenobita viviendo como un humano en este mundo alejado del sufrimiento que tanto ama sentir y provocar. Aun así, eventualmente es sabido que retomará su lugar como sumo pontífice de la orden de la Escición, ya que su muerte definitiva, o al menos la última referencia suya que se tiene, será en el año 2127 por el Dr. Marchant, último descendiente vivo de Phillip LeMarchand logre crear una versión perfecta de la caja de luz y lo encierre en ella.

La monja

La Monja es una película estadounidense de terror sobrenatural gótico dirigida por Corin Hardy.

En 1952, en el monasterio de Câra, en Rumanía, las 2 monjas que viven allí son atacadas por una presencia demoníaca invisible cuando entran en un túnel para recuperar una antigua reliquia cristiana. La hermana sobreviviente, la hermana Victoria (Charlotte Hope), huye del atacante, siendo un demonio que aparece como una monja y se muere ahorcando en saltar por una ventana. En el día, su cuerpo es descubierto poco después por Frenchie (Jonas Bloquet), un hombre encargado de transportar provisiones a las monjas.

El Vaticano se entera del incidente y envía a uno de sus sacerdotes que resuelve problemas, el Padre Burke (Demián Bichir), a investigar, junto con la joven novicia Irene (Taissa Farmiga). Los dos viajan a Rumanía y se encuentran con Frenchie, quien los lleva a la Abadía. Al llegar, descubren el cuerpo de la hermana Victoria sentado, a pesar de que Frenchie la acostó horizontalmente. Quitan una extraña llave de su cadáver. Una vez dentro, se encuentran con la abadesa, quien les informa que las monjas tienen un voto de silencio por la noche, pero que pueden regresar al día siguiente, ofreciéndoles alojamiento en el convento cercano. Frenchie es atacado por el cadáver de la monja que se suicidó cuando regresa al pueblo, pero logra escapar. El padre Burke le dice a la hermana Irene que años atrás un niño al que exorcizó resultó fatalmente herido durante el exorcismo y Burke lleva desde entonces la culpa con él. Esa noche, la entidad demoníaca aterroriza a la pareja. Burke es rescatado por Irene luego de ser enterrado vivo en el cementerio. Descubren que el ataúd también está lleno de libros antiguos sobre demonios.

Al día siguiente, Irene y Burke regresan a la abadía, pero solo la primera puede entrar ya que está enclaustrado. Se encuentra con algunas de las otras monjas y se entera de que están orando constantemente, intercambiando turnos para mantener el mal a raya. La hermana Oana (Ingrid Bisu) revela la historia de la abadía: fue construida como un castillo en la Edad Media por un duque que estaba obsesionado con el ocultismo y las artes oscuras. El duque convocó a una entidad demoníaca que surgió a través de una grieta en las catacumbas, pero el noble fue asesinado por las tropas del Vaticano que sellaron la grieta con un artefacto que contiene la "sangre de Jesucristo". Los efectos de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial provocaron que la grieta se abriera nuevamente, desencadenando la misma entidad, que ha tomado la forma de una monja y a la que varias monjas han visto de noche. Mientras tanto, en la capilla, Burke identifica a la entidad como el demonio llamado Valak después de leer un libro encontrado en el ataúd; descubre que la Abadesa ha estado muerta todo el tiempo, y es perseguido por la entidad malvada en la forma del muchacho que exorcizó.

Frenchie decide regresar a la abadía para intentar salvar a Irene y Burke. Irene es atacada por Valak (Bonnie Aarons) y experimenta más visiones, luego se une a varias monjas rezando para defenderse del demonio. Mientras un fuerte ruido empuja a todas las demás monjas, excepto a Irene, el demonio invisible comienza a tallar un pentagrama en la espalda de Irene. Burke intenta entrar en la abadía para salvar a Irene pero es atacado por un cadáver de una monja poseída. Es salvado por Frenchie, quien empuña una escopeta, y los dos entran a la abadía para rescatar a Irene. Cuando el grupo se reúne, Irene descubre que ninguna de las monjas era real y que había estado orando sola. También se enteran de que la hermana Victoria fue la última monja que quedaba y que se sacrificó para evitar que Valak posea su cuerpo y propague el mal.

Teorizando que Valak solo puede detenerse si sellan la grieta dañada con la sangre, el trío recupera el vial con la llave que tenía la hermana Victoria. Cuando el grupo se separa, Irene es atraída a un pentagrama y poseída por Valak. Frenchie unta parte de la sangre de Cristo en la cara de Irene, expulsando al demonio. Valak sostiene a Frenchie, y lo posee instantáneamente, e Irene es arrojada a una cámara inundada que contiene la grieta. Burke es herido por el fantasma del niño que murió cuando Valak comienza a ahogar a Irene. Cuando Valak inspecciona el cuerpo de Irene, ésta escupe la sangre de Cristo hacia el demonio, desterrándolo, mientras la sangre sella la grieta. Después de que Frenchie rescata y resucita a Irene, revela su verdadero nombre como Maurice. Sin el conocimiento de los demás, Maurice ha sido poseído por Valak, como lo demuestra una cruz invertida en su cuello.

Veinte años después, en un seminario universitario, Carolyn Perron (Lily Taylor) mira imágenes de los Warren, quienes intentan exorcizar a Maurice. Maurice toca a Lorraine (Vera Farmiga), dándole visiones de la muerte de Ed (Patrick Wilson) mientras ella grita horrorizada, lo que inicia la investigación de los Warren sobre el hogar de los Perron, así como su encuentro con Valak.

El conde Drácula

El conde Drácula es el protagonista de la novela homónima del escritor irlandés Bram Stoker, de 1897, que dio lugar a una larga lista de versiones del personaje en cine, cómics y teatro. Algunos aspectos del personaje están basados en Vlad III, el Empalador, príncipe de Valaquia del siglo XV.

Se dice que Stoker fue asesorado por un erudito en temas orientales, el húngaro Hermann (Arminius) Vámbéry, que se reunió algunas veces con el escritor para comentarle las peripecias del verdadero Drácula.

La historia es epistolar. Consiste en la lectura de una serie de documentos, siendo, en su mayoría, los diarios de los personajes. Pese a su claro afán de objetividad, no omiten las opiniones, sensaciones y sentimientos de sus respectivos autores.

La obra en sí comienza cuando Jonathan Harker, un joven abogado inglés de Londres comprometido con Wilhemina Murray (Mina) se encuentra en la ciudad de Bistritz y debe viajar a través del desfiladero del Borgo hasta el remoto castillo del conde Drácula, en los Montes Cárpatos de Transilvania, una de las regiones más lejanas de la Hungría de esa época, para cerrar unas ventas con él. Convirtiéndose durante un breve período de tiempo en huésped del conde, el joven inglés va descubriendo que la personalidad de Drácula es, cuanto menos, extraña: no se refleja en los espejos, no come nunca en su presencia y hace vida nocturna. Poco a poco va descubriendo que es un ser despreciable, ruin y despiadado que acabará convirtiéndole en un rehén en el propio castillo. En el mismo también viven tres jóvenes y bellas vampiresas que una noche seducen a Jonathan y están a punto de chuparle la sangre, cosa que evita la interrupción del conde. Para evitarlo, Drácula les entrega un niño que ha secuestrado para que se beban su sangre. La madre del bebé no tarda en llegar al castillo para reclamarlo, pero el conde ordena a los lobos que la devoren.

Teniendo al joven Jonathan Harker prisionero en su castillo, el Conde decide viajar a Londres, pero ha de hacerlo metido en una caja con tierra de Transilvania, ya que debe descansar en la tierra sagrada de su patria. Para alcanzar su destino, debe viajar en carruaje hasta un puerto cercano al estrecho del Bósforo, y desde allí proseguir en barco desde Varna hasta Whitby, en la costa de Inglaterra, atravesando el estrecho de los Dardanelos. Al mismo tiempo, para encontrar un poco de descanso, la joven Mina Murray decide pasar una temporada veraniega con su amiga íntima de infancia Lucy Westenra en la casa solariega que esta posee en Whitby, en la costa de Yorkshire. Lucy es una hermosa joven de clase acomodada que vive en una lujosa mansión junto a su madre viuda, la señora Westenra. Lucy padece de sonambulismo y Drácula se aprovecha de ello para chuparle la sangre por primera vez en el cementerio de Whitby, hecho sangriento del cual Mina es testigo; en este episodio recoge a Lucy y la lleva de vuelta a su casa.

Jonathan Harker sigue recluido en el castillo de Drácula, pero su cautiverio finaliza cuando logra huir descendiendo por sus muros, cae al río que bordea el castillo y es arrastrado por la corriente. Lo encuentran unas monjas en una abadía cercana, y posteriormente se aloja en un hospital de Budapest, donde se recupera de una fiebre cerebral sufrida a raíz de los terribles hechos vividos en la morada de Drácula. Una monja del hospital se pone en contacto por carta con Mina, detallándole la situación de su prometido, y le pide que se desplace hasta ese lugar para cuidar de Harker, donde, según resuelve Mina, contraerán matrimonio.

Mientras, en Whitby, Lucy Westenra sufre unos extraños síntomas: palidez extrema, debilidad y le aparecen dos pequeños orificios en el cuello, producidos por una supuesta enfermedad; pero lo que en realidad le sucede es que está convirtiéndose en vampiresa o no-muerta, debido a que Drácula le extrae la sangre, que necesita para sobrevivir y rejuvenecer. Los síntomas de Lucy se van agravando tras su regreso a Londres. Al no mejorar la salud de Lucy, su prometido Lord Arthur Holmwood (Lord Godalming) y su amigo Quincey Morris piden consejo al doctor John Seward (los tres se habían declarado a Lucy). Este médico es el director del manicomio en el que se encuentra el paciente Renfield, un interno sometido a la influencia de Drácula. Este interno, entre otras cosas, practica la zoofagia, caza y come moscas, arañas y pájaros. Al observar que la salud de Lucy empeora, Seward decide pedir consejo al doctor Abraham van Helsing, un médico holandés experto en enfermedades misteriosas, que fue su profesor durante sus años de carrera. Tras realizar numerosos tratamientos y transfusiones, Lucy y su madre mueren (esta última de un ataque cardíaco) y son sepultadas.

Días más tarde, unas noticias publicadas en el periódico de la ciudad hablan de una "hermosa señora de sangre" que muerde a los niños pequeños. El doctor van Helsing sospecha que Lucy se ha convertido en no-muerta, y él y sus compañeros montan guardia frente al mausoleo familiar en el que ha sido sepultada la joven. A medianoche los hombres, armados de estacas y linternas, descienden al recinto en el que reposa el cuerpo de Lucy; al correr la tapa del sarcófago se percatan que el cuerpo no está dentro del ataúd; entretanto llega Lucy, convertida en una No-muerta, cargando con un niño al cual le está bebiendo la sangre. El doctor van Helsing sella el sepulcro de Lucy con hostia consagrada, de manera que esta no puede huir, y se sitúa detrás de la vampiresa con un crucifijo de oro. Los tres enamorados se horrorizan al ver lo que le ha sucedido a la muchacha que amaban. El doctor van Helsing le pide autorización a Arthur para "matar" al monstruo. El joven, destrozado por la transformación de su amada, acepta. El doctor van Helsing y sus ayudantes completan el rito para que la joven pueda descansar en paz: le clavan una estaca en el corazón, la decapitan y le llenan la boca de ajo. De esta manera Lucy Westenra deja de ser una vampiresa. El tormento abandona su alma, por lo que ya puede descansar en paz.

Mina Murray, ahora Mina Harker al casarse con Jonathan, tras volver de su boda se entera de la muerte del Sr. Hawkins, que era un gran amigo de ella y de Jonathan; ambos lo consideraban un padre. Al regresar del entierro, Jonathan descubre que el conde Drácula ya está en Londres, y además rejuvenecido. Al llegar a la casa que el Sr. Hawkins les dejó como herencia, Mina recibe un telegrama del Dr. van Helsing y, con gran dolor, se entera de la muerte de su amiga Lucy y la madre de esta. Preocupado por su propia salud mental, Jonathan le pide a Mina que lea el diario que él escribió durante su estadía en el castillo de Drácula, en Transilvania. Mina lo lee y queda consternada, tras lo cual comparte esa experiencia con el doctor van Helsing, contándole todo lo que sospecha. Este averigua finalmente que el conde Drácula es un vampiro, por lo que deciden darle muerte, dejando a Mina en la supuesta seguridad del manicomio.

Primero intentan acabar con él en Londres, buscando y purificando todos sus refugios, sin conseguir darle muerte. El conde hábilmente convence a Renfield para que le abra la ventana, ofreciéndole su pasión: animales vivos, en concreto ratas, debido a que Drácula no podía introducirse en un edificio donde no le hubieran permitido el paso. Aprovechando que los hombres se encuentran entretenidos buscándole, entra y le chupa la sangre a Mina. Al saber esto Renfield, que antes consideraba a Drácula su maestro y señor, decide luchar en su contra, porque además no ha cumplido la promesa de entregarle a los animales, pero Drácula lo mata acusándolo de traición. Renfield, agonizante, confiesa sus actos a van Helsing y luego muere. Seguidamente, Drácula vuelve a morder a Mina y le hace beber de su sangre, para que quede de esta manera ligada a él. Este hecho será más tarde denominado por van Helsing "el bautismo de sangre del vampiro". Poco más tarde, Drácula se enfrenta a Jonathan y van Helsing, pero al no poder derrotarlos pese a su gran poder, huye de ellos y parte hacia su castillo en Transilvania, fracasando así su intento de asentarse en Inglaterra para conseguir víctimas femeninas que incrementen su harén de novias vampiresas.

Todos los que querían acabar con Drácula —Jonathan, John Seward, van Helsing, Quincey Morris, Lord Godalming (prometido de la fallecida Lucy) y Mina Harker—, marchan tras él, pues saben que ha huido gracias a las sesiones de hipnosis que le practica van Helsing a Mina, quien ha caído bajo el influjo de Drácula, aunque no del todo. Tras varios días de viaje llegan a Galatz, donde se desvió el conde con el barco Zarina Catalina gracias a su poder de controlar los vientos y la niebla, y posteriormente llegan al castillo (se habían separado en dos grupos). Esa noche las tres vampiresas se les aparecen a Mina y a van Helsing durante un alto en su viaje en calesa y tratan de que Mina se les una, pero van Helsing logra ahuyentarlas con la hostia. Al amanecer, van Helsing entra al castillo y las mata atravesándoles el corazón con sendas estacas; luego sale del castillo, vuelve con Mina, y se van tanto a la búsqueda de Drácula como de sus amigos. Todos confluyen cerca del anochecer, durante una tormenta de nieve y acechados por los lobos. Drácula, quien, recordemos, no podía estar despierto a la luz solar, viajaba dormido y metido en una caja de tierra, llevado y flanqueado por los zíngaros (gitanos) leales, quienes también lo habían llevado hasta el puerto en su viaje a Londres. Se libra una batalla, la cual termina cuando el puñal de Jonathan corta el cuello del Conde, al tiempo que Morris atraviesa el corazón del vampiro antes de morir víctima de la puñalada mortal propinada momentos antes por un zíngaro. Se termina así para siempre con el sangriento vampiro de Transilvania. Mina, cuando está siendo destruido, observa la paz que asoma al pálido rostro del vampiro tras abrírsele el camino al cielo. La cicatriz que la hostia consagrada había dejado en la frente de Mina desaparece tras la muerte de Drácula.

El epílogo es la reflexión de Jonathan Harker, siete años después de los hechos. Habían tenido un hijo, y van Helsing sentencia que los diarios no serán necesarios para legitimar su historia: su hijo debería sentirse orgulloso de ellos.