Cortesía
Equipos que se les pronosticaba sólo unos cuantos triunfos ya lucen como favoritos para llevarse su división y otros sufrieron éxodo de sus mejores jugadores

La primera semana de la agencia libre dejó con la boca abierta a más de uno y muchos de los mejores talentos disponibles fueron firmados o intercambiados por equipos que en papel no figuraban entre los que entraban en las negociaciones previas.

Muchos equipos se enfocaron en llenar sus huecos más importantes, mientras que otros abrieron la puerta a sus mejores talentos.

Por eso te presentamos quienes fueron los grandes ganadores o los que, sin duda, fueron el hazmerreír de esta agencia libre, en estos se incluyen equipos y jugadores.

GANADOR: Baker Mayfield, quarterback de los Browns de Cleveland

Es un hecho que el mayor ganador de la agencia libre es el quarterback de los Browns, Baker Mayfield.

Hace apenas dos años, Cleveland fue la vergüenza de la NFL al terminar con un récord de 0-16 en ganados y perdidos, un auténtica calamidad para el futbol americano.

El año pasado, Browns eligió a Mayfield en el Draft como su selección número 1 global y aunque muchos detractores criticaron esa elección, el egresado Oklahoma demostró que fue la mejor decisión que los Browns han tomado en décadas.

En su año de novato lanzó para 27 anotaciones, en 13 aperturas. Terminó la temporada con un promedio de 7.7 yardas por intento con un índice de pasador de 93.7.

Mayfield logró ser exitoso sin tener un receptor de renombre. El principal WR del equipo fue Jarvis Landry, quien tuvo su mejor temporada, claro, mucho tuvo que ver Baker.

En el exterior, Mayfield se vio obligado a confiar en objetivos como Antonio Callaway, Rashard Higgins y Breshad Perriman. Si bien todos esos receptores pueden cumplir roles específicos, ninguno sería receptor abierto titular en cualquier otro equipo

Por eso la llegada de Odell Beckham Jr. dio un giro de 180 grados en el puesto y un objetivo clave para que el quarterback no tenga pretextos de soltar el brazo.

El gerente general, John Dorsey, no dudó en contratar a lo mejor que estuviera disponible y lo entontró en Beckham, quien apenas había firmado una extención de contrato con los Giants y que los directivos de este equipo habían asegurado que el receptor no estaba disponible en el mercado, pero ya saben, “con el dinero, baila el perro”.

Ahora sólo queda esperar que el polémico recpetor no sea castigado o no esté lesionado, porque si se enfoca en jugar, sin duda es el mejor receptor de la NFL. Jugando con el declinante Eli Manning, Beckham atrapó 77 pases para 1,052 yardas y seis touchdowns en 12 juegos la temporada pasada. Era tan dominante como siempre, exigía equipos dobles y cobertura adicional en casi todas las jugadas.

Juntos, Mayfield y Beckham solo deberían mejorar el uno al otro. No sería tan sorprendente si Beckham estableciera récords profesionales en Cleveland, ahora que tiene un mariscal de campo joven, agresivo y con un buen brazo.

Y si se cansa de lanzar, Mayfield puede descansar dándole juego a otro jugador de élite, el corredor Kareem Hunt, quien se encuentra suspendido por la NFL por sus comportamiento fuera de la cancha, pero que en el emparrillado ha demostrado ser uno de los más peligrosos de la actualidad.

Sin duda la directiva de Cleveland deberá esforzarse al máximo para imponer disciplina a los jugadores, algo que a lo largo de los años han demostrado que no es su fuerte.

Pittsburgh es sin duda uno de los grandes perdedores, por lo que intentará suplir sus bajas con talento del Draft. / Cortesía

PERDEDOR: Ben Roethlisberger, mariscal de campo de Steelers de Pittsburgh

En sólo unos meses, Ben Roethlisberger pasó de integrar un equipo “contendiente” a uno que buscará, al menos, terminar con porcentaje de victorias de .500 en la siguiente temporada.

Pittsburgh dejó ir cualquier cantidad de talento en esta temporada de agencia libre, pero en especial fue en la ofensiva, al deshacerse de sus principales motores ofensivos.

Roethlisberger extrañará a su principal objetivo Antonio Brown, el titular indicutible como ala cerrada Jesse James y al corredor Le’Veon Bell, quien viene de tomarse un año sabático por diferencias con el equipo.

Por si fuera poco, los Steelers también perdieron al entrenador de la línea ofensiva Mike Munchak, quien al ver el poco talento que le quedaba al equipo, prefierió emigrar a  los Broncos de Denver.

Bajo las órdenes de Munchak, Roethlisberger ha sido capturado un total de 115 veces en sus cinco años en Pittsburgh, según 360.sportradar.com, ningún quarterback de campo que haya iniciado al menos 70 juegos en ese período ha sido capturados menos veces que Roethlisberger.

Hay que tomar en cuenta que “Big Ben” llegará a la próxima temporada con 37 años de edad y con un buen historial de lesiones.

Ahora hay que agregar los problemas que tiene de carácter, pues se le señala como el responsable de la partida de Brown. Roethlisberger ha sido acusado por ex compañeros de equipo y jugadores de toda la liga, por soltar el balón a propósito, sólo porque no le gustaba una jugada impuesta por sus entrenadores.

Sin Brown, Bell y James, Ben tendrá toda la carga de juego como nunca en su carrera, veremos si el quarterback responde ante esta gran responsabilidad.

Los Jets integraron más talento para que Sam Darnold no tenga pretextos la siguiente temporada. / Cortesía

GANADOR: Sam Darnold, quarterback de los Jets de Nueva York

Sam Darnold tuvo una temporada de novato fascinante con los Jets. En sus primeras nueve aperturas, Darnold tuvo un índice de pasador de 68.3, ya que lanzó 11 anotaciones en 14 intercepciones. Sin embargo, respondió cuando más se le necesitaba, en la última parte de la temporada, lanzando seis anotaciones y una sola intercepción. Cuando los Jets entraron en la temporada baja, una cosa estaba clara: tenían que rodear a Darnold con talento.

Eso es precisamente fue lo que hicieron los Jets, al firmar al receptor Jamison Crowder como su nuevo receptor. En cuatro años en Washington, Crowder atrapó 221 pases para 2,628 yardas y 14 touchdowns.

Cuando está sano, es uno de los mejores y más dinámicos receptores de la liga, abre con facilidad huecos y extiende muchas jugadas después del rpimer contacto. Se cree que es el receptor número 3 del equipo detrás de Robby Anderson y Quincy Enunwa, será una competencia digna de ver por hacerse del título de WR más dominante en el equipo.

Jets también firmó al ex receptor de los Bears, Josh Bellamy, para que sea su receptor número 4. Además, los Jets cambiaron por más ayuda en la línea interior, adquiriendo al escolta Kelechi Osemele, probeniente de Oakland. Si bien tuvo un año bajo en 2018, podría ser el mejor liniero ofensivo del equipo.

Y por último y tal vez una de las sorpresas de este periodo de la agencia libre, la incorporación de Le’Veon Bell. Si bien su contrato ha sido discutido hasta la saciedad, su ajuste en Nueva York es perfecto. Se puede decir que Bell es el mejor corredor en la NFL, con un promedio de carrera de cinco recepciones para 43 yardas por juego.

Gracias a su versatilidad, Bell dará a Darnold otra opción como receptor confiable que puede quitarle algo de la carga de sus hombros. Al ingresar a su segundo año en la liga, Darnold ahora está equipado con suficientes armas para tener éxito en el juego aéreo y debería poder continuar con su sólido final hasta 2018.

Es muy poco probable que Kansas City tenga una temporada como la del año pasado, donde estuvo a un juego de llegar al Super Bowl. / Cortesía

PERDEDOR: Jefes de Kansas City

Uno de los equipos que perdido la mayor cantidad de talento en esta temporada baja fueron los Chiefs de Kansas City, quienes vienen de perder la Final de Conferencia y se quedaron a sólo un juego de ir al Super Bowl.

Por eso no sorprende que gran parte de sus jugadores haya sido firmados por otros equipos en esta temporada baja. Talento como Chris Conley, Mitch Morse y Steven Nelson firmaron grandes acuerdos durante la primera semana de la agencia libre. Solo esas pérdidas tendrán un impacto significativo en este equipo

Y no es que los Chiefs decidieron dejar a ir a todos esos jugadores, su principal enemigo fueron las restricciones en el tope salarial, ya que se vieron obligados a tomar decisiones bastante importantes en esta temporada baja. Algunas de esas decisiones incluyeron la baja de Justin Houston, el intercambio de Dee Ford para evitar pagarle y el corte de Eric Berry.

Chiefs intentaron hace lo mejor que pudieron supliendo ese talento al firmar a unos pocos veteranos sólidos como Tyrann Mathieu, Alex Okafor y Carlos Hyde, pero es claro que no compensa todo el talento que perdieron. Para un equipo que estuvo tan cerca de lograr el objetivo final el año pasado, esta ha sido una temporada baja bastante difícil.

Con Garoppolo de regreso, más las contrataciones que hicieron los 49ers, se espera que la afición San Francisco vuelva a sonreír la siguiente temporada. / Cortesía

GANADOR: 49ers de San Francisco

49ers de San Francisco está dispuesto a resurgir de sus cenizas y dejar el el olvido la decepcionante temporada de 4-12 del año pasado.

El día de la apertura de la agencia libre, el equipo firmó al apoyador Kwon Alexander por un contrato de cuatro años por un valor de 54 millones de dólares.

Alexander sale de una lesión importente, pero es uno de los mejores apoyadores de la liga cuando está saludable. Él y Fred Warner harán una defensa mucho más rápida.

El equipo también realizó uno de los intercambios más grandes en esta temporada baja, moviendo una selección de segunda ronda del 2020 para hacerse de los servicios de Dee Ford.

Fuera de la firma de Alexander y el intercambio de Ford, fueron sus “otros” movimientos los que más impresionan. El equipo apostó por el talentoso esquinero Jason Verrett, quien ha luchado por mantenerse saludable. Sin embargo, cuando está en el campo, puede demostrar que es un esquinero entre los 20 mejores. El equipo también contrató al corredor Tevin Coleman, quien tuvo éxito con Kyle Shanahan en el pasado.

En total, esta fue una gran temporada baja para los 49ers, y han traído una cantidad de jugadores de alta calidad en la primera semana del nuevo año de la liga.

Además hay que agregar que Jimmy Garoppolo regresará a los controles del equipo, luego de que se perdió casi toda la temporada pasada debido a una terrible lesión en la rodilla, por lo que se espera que este año si cause el impacto que se espera.

Giants dejó ir a gran cantidad de sus mejores jugadores sin motivos aparentes. / Cortesía

PERDEDOR: Giants de Nueva York

Los Giants han tenido una de las temporadas más desconcertantes hasta ahora, ya que la dirección del club es todo un crucigrama.

Primero, el headcoach del equipo Pat Shurmur decidió quedarse con un cartucho más que quemado en la NFL al darle su confianza a Eli Manning, esto desencadenó un efecto dominó, ya que días despues intercambiaron, al receptor con más talento de la NFLOdell Beckham Jr. Era más que conocido el divorcio entre quarterback y receptor.

Sólo eso puede explicar la salida de Beckham después de que los Giants le otorgaran una extensión de contrato apenas el año pasado, convirtiéndose en el receptor mejor pagado de la liga en ese momento.

El intercambió solo incluyó una selección en la primera ronda, una selección en la tercera ronda y el safety Jabrill Peppers, toda una ganga para Cleveland.

El equipo también cambió a Olivier Vernon, su mejor defensivo contra el pase, por el guardia de 29 años Kevin Zeitler.  En tres años con los Giants, Vernon acumuló 56 tackleadas de quarterback y 22 capturas. En 2018, Vernon jugó su primer Pro Bowl en su carrera, acumulando siete capturas en solo 11 juegos. Regalarlo por un guardia es un movimiento extraño, en el mejor de los casos.

Los movimientos de agentes libres de los Gigantes tenían aún menos sentido. El equipo no otorgó etiqueta de jugador franquicia ni intentó volver a firmar a Landon Collins, quien ha sido elegido para jugar tres Pro Bowls desde que fue reclutado en 2015. Collins resultó ser un jugador mejor de lo que los Giants podrían haber imaginado, y lo dejaron salir gratis.

Si el objetivo fuera que el equipo ahorrara espacio en el tope esta temporada, entonces el plan hubiera tenido al menos algún sentido. Sin embargo, ese no parece ser el caso. El equipo firmó al receptor veterano Golden Tate a un acuerdo de cuatro años con 23 millones e dólares garantizados.

Es probable que solo con ese movimiento se cancele la salida de Collins, lo que le habría dado a los Giants una selección de draft compensatoria en 2020. Para reemplazar a Collins, el equipo contrató a Antoine Bethea, un jugador casi 10 años más viejo y muchísimo más golpeado.

Sea cual sea el plan para los Giants, es difícil verlo ahora mismo. Teniendo en cuenta la cantidad de talento que perdieron en esta temporada baja, deben ser considerados como uno de los más grandes perdedores de la liga, sobre todo porque no hay una explicación lógica ante las salidas de sus talentos.

Raiders tendrá en sus filas a uno de los mejores receptores de la liga al contratar a Antonio Brown. / Cortesía

GANADOR: Raiders de Oakland

Debido a varios movimientos grandes, los Raiders de Oakland tuvieron que ser uno de los grandes ganadores del período de agencia libre.

El movimiento más grande, por supuesto, involucró el canje del receptor cuatro veces jugador del Pro Bowl, Antonio Brown. A través de dos canjes separados, los Raiders pudieron adquirir al WR, la selección 27 global del próximo Draft (que recibieron de Dallas por el cambio de Amari Cooper), una selección de tercera ronda y una selección de quinta ronda.

Aún así, el talento que Brown puede aportar supera todo ese paquete, al ser ahora mismo uno de los mejores receptores de la liga, además de que encaja perfectamente en el sistema ofensivo de Jon Gruden.

Pero ese intercambio fue solo para calentar motores.

En la primera semana de la agencia libre, los Raiders contrataron a tres jugadores de alta calidad que sin duda desde este momento son considerados como titulares en la primer semana de la próxima temporada: Trent Brown, Lamarcus Joyner y Tyrell Williams.

Trent será el tackle izquierdo, lo que les permitirá deslizar al jugador de segundo año Kolton Miller, hacia el tackle derecho. Brown ha iniciado 42 partidos en las últimas tres temporadas y ha demostrado ser un sólido bloqueador. Si nada más, Brown es una mejora significativa sobre Miller y Brandon Parker. Además asegura ser un guardaespaldas confiable para Derek Carr, quien ha sido criticado como un quarterback que se arruga.

Te puede interesar

En Dinos, errores que calan

Para ayudar a Antonio Brown en el exterior, el equipo firmó a otro de los mejores receptores del mercado, Tyrell Williams, quien es una de las principales amenazas profundas de la liga, ​​y no requiere muchos balones para producir. Su papel en el equipo será “jalar” hombres y darle más espacio a Brown.

Finalmente, a los Raiders les urgía agregar ayuda en la defensiva secundaria, y firmaron uno de los respaldos más versátiles en Lamarcus Joyner.

Joyner se alineó en todo el campo para los Rams de Los Ángeles la temporada pasada y es probable que haga lo mismo en Oakland.

Esto es bastante para Mike Mayock y Jon Gruden. Todavía faltan algunos años para que el equipo funcione como un contendiente del Super Bowl, pero aún sin jugar en este momento, ya lucen mucho mejor ahora que al final de la temporada 2018.