Archivo
Ese elemento, junto al flúor en el agua, reduce la capacidad de aprendizaje en niños

TORREÓN.- Gonzalo García, investigador de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), reveló que realizaron un estudio en niños de preescolar, el cual arrojó una correlación entre los niveles de arsénico y flúor en la orina con un deterioro el desarrollo cognitivo.

García, quien es toxicólogo, detalló que analizaron tanto el arsénico, flúor y cuestiones sociales y de marginación en los menores, para analizar el punto de vista del desarrollo cognitivo en los niños.

Aseguró que lo que más impacta es el tema de la disfunción familiar y la marginación, pero refirió que también hay una prevalencia que a mayor presencia de arsénico, tienen menor desarrollo cognitivo.

“No estamos hablando de retraso mental, con puntos que tienen menos del coeficiente intelectual. Es un tema de menores capacidades, por ejemplo, hay diferencias entre un ‘maistro’ albañil y un buen albañil. El maistro albañil, sabe hacer cuentas puede hacer un presupuesto, puede manejar gente. El albañil necesita que lo conduzcan, es un pequeño déficit”, aclaró.

El estudio fue una muestra de 48 niños de dos escuelas preescolares, sin embargo, agregó que esperan resultados de otras escuelas y de algunas también de Torreón; además de que es un estudio comparativo en conjunto con el área metropolitana de San Luis Potosí.

Precisó que para determinar este deterioro del desarrollo cognitivo, participaron psicólogos e  investigadores, quienes realizaron pruebas de la materia, además de una serie de instrumentos de estatus socioeconómicos.

“Lo importante es que la marginación, la pobreza es mucho muy complejo resolverla. El arsénico-flúor se puede resolver. El arsénico en agua es engañoso porque puede beber agua purificada en casa pero en la escuela agua de la llave y en el parque. Los niños se mueven en zonas marginadas”, expuso.

EL DATO

En la investigación participaron psicólogos e investigadores, pues además de evaluar la composición del agua, se midieron aspectos como la marginación.

En el proyecto participaron 48 niños de dos escuelas preescolares.