Foto: Especial
Los vehículos modelos 2010 a 2019 fabricados por Toyota, Honda, Kia, Hyundai, Mitsubishi y Fiat Chrysler están incluidos en la pesquisa. La investigación cubre partes fabricadas por ZF-TRW que fueron instaladas en los vehículos

DETROIT. — Los reguladores de seguridad vehicular de Estados Unidos ampliaron una investigación sobre el mal funcionamiento de los controles de las bolsas de aire para incluir otros 12,3 millones de autos porque sus bolsas podrían no inflarse en caso de accidente. El problema podría ser la causa de hasta ocho muertes.

Los vehículos modelos 2010 a 2019 fabricados por Toyota, Honda, Kia, Hyundai, Mitsubishi y Fiat Chrysler están incluidos en la pesquisa, que se dio a conocer el martes en documentos publicados por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA). La investigación cubre partes fabricadas por ZF-TRW que fueron instaladas en los vehículos.

Foto: Especial

Las unidades de control pueden fallar en caso de choque, posiblemente por señales eléctricas indeseadas producidas por el mismo accidente que pueden inhabilitar el circuito de control de las bolsas de aire albergado en el compartimento del pasajero, según documentos de NHTSA.

El 19 de abril, la agencia reguladora elevó de rango su evaluación preliminar y decidió hacer un análisis de ingeniería, que está más cerca de la solicitud de retiro. Hasta ahora, sólo Hyundai, Kia y Fiat Chrysler han retirado vehículos por este caso. Hasta cuatro muertes que pudieron ser causadas por el problema fueron reportadas en autos Hyundai y Kia, y tres más en Fiat Chrysler. NHTSA abrió una investigación en marzo de 2017 sobre partes de TRW instaladas en Hyundai y Kia.

El cambio de categoría sucedió cuando los investigadores hallaron recientemente dos accidentes serios de autos Toyota Corolla 2018 y 2019 en donde no se inflaron las bolsas de aire. Una persona murió a causa de ello.

Los investigadores evaluarán lo susceptible que son sus unidades de control de bolsas de aire a las señales eléctricas, así como otros factores que podrían evitar que se inflen las bolsas de aire.