La excusa. El Gobierno de EU limitará las actividades para menores tras el “drástico aumento” de migrantes que llegan al país. / AP
Por Ley, debería otorgarles educación y recreación, pero acusan que el gran número de menores excede su presupuesto

WASHINGTON, EU.- Estados Unidos ordenó esta semana cancelar o restringir notablemente las clases de inglés, los servicios legales y actividades recreativas como el fútbol para los menores indocumentados no acompañados que se encuentran detenidos bajo custodia federal en todo el país, debido a presiones fiscales.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), que gestiona los centros para menores, confirmó que ha empezado a retirar los fondos para esas actividades, debido a la “tremenda presión” que ejerce en su presupuesto el “drástico aumento” en la llegada de indocumentados a la frontera sur.

“Esta semana, la ORR instruyó que se empiecen a reducir o cancelar los fondos para actividades de menores no acompañados que no sean estrictamente necesarias para la protección de la vida y la seguridad”, dijo una vocera del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés), del que depende ORR, Evelyn Stauffer.

Entre las actividades de las que se va a prescindir están los “servicios de educación, servicios legales y recreativos”, precisó Stauffer, lo que incluye las clases de inglés o matemáticas a las que accedían los niños y deportes como el fútbol.

El Gobierno estadounidense opera una red de unos 168 centros y programas en 23 estados para albergar a los menores indocumentados, en su mayoría centroamericanos, que cruzan solos la frontera sur y piden asilo en el país, según datos del HHS.

Por ley, los menores indocumentados que llegan apenas pueden pasar un máximo de 20 días en los centros de detención de las autoridades migratorias, y después pasan a albergues gestionados por el Departamento de Salud.

Solos en país ajeno

>  El Gobierno de EU opera una red de 168 centros y programas en 23 estados para atender a los menores migrantes.

>  Los niños no deben estar más de 20 días en ellos y son remitidos a albergues.