Especial/Esto se produce cuando un gran número de migrantes está cruzando la frontera sur
Los grupos determinarán quién es más vulnerable en México, pero sus criterios no se han hecho públicos

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, encargó discretamente a seis grupos humanitarios que recomienden a qué migrantes se les debería permitir la entrada al país en lugar de ser expulsados ​​rápidamente bajo los poderes federales. Todo esto en medio de una pandemia que impide que estas personas soliciten asilo.

Los grupos determinarán quién es más vulnerable en México, pero sus criterios no se han hecho públicos. Esto se produce cuando un gran número de migrantes está cruzando la frontera sur y mientras el gobierno enfrenta una presión cada vez mayor para levantar los poderes de salud pública instituidos por el expresidente Donald Trumpy mantenidos por el presidente Joe Biden durante la pandemia.

 
 

Los grupos humanitarios no han sido identificados públicamente a excepción del Comité Internacional de Rescate, una organización mundial de ayuda. 

Los otros son Save the Children, con sede en Londres; dos organizaciones con sede en Estados Unidos, HIAS y Kids in Need of Defense; y dos organizaciones con sede en MéxicoAsylum Access y el Instituto para las Mujeres en la Migración, según dos personas con conocimiento directo que hablaron bajo condición de anonimato porque la información no estaba destinada a la divulgación pública.

Asylum Access, que brinda servicios a las personas que buscan asilo en México, caracterizó su papel como mínimo.

Este esfuerzo comenzó en El PasoTexas, y se está expandiendo a Nogales, ciudad fronteriza en el estado de Arizona.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado que sus esfuerzos implican “una estrecha coordinación con organizaciones internacionales y no gubernamentales en México” para identificar a las personas vulnerables utilizando criterios gubernamentales y que tiene la última palabra sobre quién ingresa. Añadió que su trabajo con estos grupos es fluido y que no los ha identificado públicamente para evitar exponerlos.

Varios integrantes del consorcio hablaron con The Associated Press sobre los criterios y brindaron detalles del sistema que no han sido reportados previamente. 

El gobierno tiene como objetivo admitir en el país hasta 250 migrantes solicitantes de asilo por día que son referidos por los grupos y está aceptando ese sistema hasta el 31 de julio. Para entonces, el consorcio espera que la administración Biden haya levantado las reglas de salud pública, pero el gobierno no se ha comprometido con eso.

Hasta ahora, un total de casi 800 solicitantes de asilo han sido admitidos desde el 3 de mayo, y los integrantes de este consorcio dicen que ya hay más demanda de la que pueden satisfacer.

Un mecanismo similar liderado por la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) comenzó a fines de marzo y permite que 35 familias por día ingresen a los Estados Unidos en lugares a lo largo de la frontera. No tiene fecha de finalización.

Con el aumento de las tasas de vacunación contra la Covid-19, a Biden le resulta cada vez más difícil justificar las expulsiones por motivos de salud pública y enfrenta demandas de la agencia de refugiados de la ONU, e incluso dentro de su gobierno, para poner fin a ellas.