Foto: AP
Los productos, incluyendo flor de mariguana, concentrado, parches y tinturas, contenían residuos químicos, E. coli, arsénico, cadmio y salmonella.

DETROIT.— Expertos de salud y de la industria en Michigan expresaron preocupación sobre la mariguana medicinal producida por los cuidadores de pacientes, luego del descubrimiento de más de 23 kilos (50 libras) de productos contaminado.

Los cuidadores de pacientes produjeron la mayoría de la marihuana que fue retirada en enero de centros de aprovisionamiento en Detroit, Lansing, Jackson, Kalamazoo y Ypsilanti, reportó The Detroit News. Los productos, incluyendo flor de mariguana, concentrado, parches y tinturas, contenían residuos químicos, E. coli, arsénico, cadmio y salmonella.

La Junta de Licencias de Mariguana Medicinal va a permitir que las instalaciones licenciadas continúen comprando marihuana producida por cuidadores de pacientes hasta el 31 de marzo para cubrir una carencia de suministros.

Los pacientes deben firmar una autorización si desean comprar marihuana producida por los cuidadores, dijo David Harns, portavoz del Departamento de Licencias y Regulaciones del estado.

"Los productos no tendrán que cumplir los estándares estatales de pruebas, así que los pacientes tienen que entender ese hecho y asumir el riesgo potencial que puedan representar los productos”, dijo.

Los pacientes pueden pedir que los productos sean examinados en un sitio de cumplimiento de seguridad, dijo Harns.

La Coalición de Laboratorios Independientes de Pruebas de Cannabis de Michigan, que está formada por examinadores con licencia, productores y procesadores, dijo que la forma selectiva de implementar las regulaciones no garantiza que los pacientes tengan acceso a marihuana segura.

"Bajo la nueva regla, los pacientes más vulnerables en Michigan están comprando supuestos productos medicinales de cannabis que pudieran dañarles”, dijo el grupo en una declaración.

Muchos cuidadores sometieron voluntariamente sus productos a análisis antes de la emisión de la nueva regla estatal, dijo Josh Hovey, vocero de la Asociación de la Industria de Cannabis de Michigan.

Jamie Lowell, representante del grupo de marihuana medicinal Americans for Safe Access, opina que el estado respondió apropiadamente a la escasez de suministros.

"Solamente porque un par de cosas aparecieron en los análisis no puedes etiquetar todos los productos de cuidadores como malos para los consumidores”, dijo.