Foto: Especial
El virus castiga incluso a países que supieron protegerse de la primera ola, como Alemania, que registró 11 mil 287 contagios en un día

París. El nuevo coronavirus no ha mostrado signos de desaceleración en Europa y está en camino de volver a ser el principal foco de contagio en el mundo, ya que varios países registraron ayer sus conteos diarios de casos más altos desde el inicio de la pandemia.

El virus castiga incluso a países que supieron protegerse de la primera ola, como Alemania, que registró 11 mil 287 contagios en un día. El Instituto Robert Koch calificó la emergencia sanitaria de muy grave. La canciller Angela Merkel no se limitó a apelar a la responsabilidad individual e invitó a la población a quedarse en casa en la medida de lo posible.

En Francia se batió la cifra histórica de contagios detectados en 24 horas: más de 41 mil, por lo que ya se convirtió en la segunda nación europea en superar el millón de casos confirmados, después de España. Poco antes de ese anuncio, el primer ministro, Jean Castex, informó que el toque de queda nocturno en las principales ciudades francesas se extenderá el sábado a gran parte del territorio y afectará a 46 millones de personas, es decir, dos tercios de la población.

Las autoridades sanitarias de República Checa confirmaron casi 14 mil 968 enfermos en un solo día, cifra sin precedente desde el inicio de la pandemia y que coincide con el inicio de un nuevo confinamiento.

Lamento que las nuevas restricciones que afectarán la vida de los dueños de negocios, ciudadanos, empleados, dijo el premier Andrej Babis.

Una nube de tristeza se dispersó sobre el centro de Dublín, la capital de Irlanda, primer país de Europa en emprender un segundo confinamiento, que daba a sus calles aspecto fantasmal.

En Lombardía, al norte de Italia, entró ayer en vigor un toque de queda de tres semanas, y en Campania, donde se sitúa Nápoles, el presidente de la región, Vincenzo de Luca, anunció la prohibición de salir de casa desde las 23 horas de hoy.

La situación sigue agravándose también en España, el primer país de la Unión Europea y el sexto del mundo que ha superado el millón de contagios. Las autoridades españolas han impuesto nuevas restricciones, con el cierre parcial de una decena de ciudades y algunas regiones.

En Grecia, el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, anunció la instauración del toque de queda el sábado en Atenas, Tesalónica y otras zonas afectadas por la pandemia . En Portugal, tres comunas del norte tendrán que reconfinarse hoy.

Foto: Especial

Croacia y Austria también reportaron aumentos significativos de nuevos casos, mientras Polonia y los Países Bajos informaron sus totales diarios más altos por segundo día consecutivo, alrededor de 12 y 9 mil, respectivamente.

A escala global, la pandemia dejó hasta ayer un millón 135 mil 229 muertos, 41 millones 552 mil 371 casos confirmados y 28 millones 246 mil 373 recuperados, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins. Europa, según el conteo, suma 256 mil 298 decesos y 8 millones 46 mil 430 infectados.

Estados Unidos, la nación más afectada en el mundo, tiene 222 mil 220 decesos y 8 millones 338 mil 387 contagios, mientras América Latina suma 385 mil 650 fallecidos y 10 millones 688 mil 408 infectados. Las autoridades de salud de este país aprobaron el primer fármaco para tratar el Covid-19: remdesivir, antiviral que se administra por vía intravenosa a hospitalizados.

El medicamento, que Gilead Sciences Inc., con sede en California, llama Veklury, redujo el tiempo de recuperación de 15 a 10 días en promedio en un estudio a gran escala dirigido por los Institutos Nacionales de Salud. Había sido autorizado para su uso en casos de emergencia desde la primavera.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud indicó en un comunicado que el riesgo de que el Covid-19 se propague en los vuelos parece muy bajo, pero no se puede descartar, a pesar de que los estudios muestran sólo una pequeña cantidad de casos.

En Uruguay, el presidente Luis Lacalle Pou anunció que las fronteras permanecerán cerradas en el verano austral y advirtió que la justicia perseguirá a quienes no cumplan la cuarentena luego de ingresar al país. El país, de 3.4 millones de habitantes, ha sido elogiado por su exitoso control de la pandemia en un continente en llamas por los efectos del virus: registra 2 mil 701 contagios y 53 muertes por la enfermedad.

Sin embargo, en los días recientes se ha elevado el promedio diario de casos nuevos a 40, cuando en su mejor momento, a mediados de junio, llegó a tener varias jornadas de cero contagios.