Expone. El robo fue documentado por una plataforma de streaming. Especial
El conflicto por la falta de agua en Mexicali, Baja California, a raíz de la instalación de una planta cervecera de la compañía Constellation Brands, fue exhibido en un documental de la plataforma de Netflix

El conflicto por la falta de agua en Mexicali, Baja California, a raíz de la instalación de una planta cervecera de la compañía Constellation Brands, fue exhibido en un documental de la plataforma de Netflix.

La compañía tiene una planta que opera en el norte de Coahuila desde 2010; ecologistas y autoridades han denunciado que podrían acabar con el agua de la región.

La serie documental lleva el nombre “En Pocas Palabras” y en el capítulo “La Crisis Mundial del Agua” aborda la problemática que se generó en Mexicali por la instalación de la planta cervecera, pues en una región donde no sobra el agua usarán 20 millones de metros cúbicos al año para producir cerveza.

“Ya tenemos tiempo que no es agua suficiente, si la cervecería se instala y empieza a producir, en unos cuantos años se nos acaba el agua. Son 20 millones de metros cúbicos anuales. Si lo comparamos con Ensenada, ellos requieren que se les manden 9 millones de metros cúbicos, la cervecera requiere más del doble que una ciudad”, expone un especialista.

El documental señala que en julio del 2018 el Gobierno Federal emitió un decreto que facilita a negocios extraer agua superficial en todo el País.

“Es una alerta no nada más para el pueblo de México sino para el mundo entero, en muchas partes están luchando por encontrar estas políticas privatizadoras”, señala el narrador del documental.

En el 2015, VANGUARDIA publicó un reportaje que aborda la problemática en torno a la producción de Constellation Brands en Coahuila, con una planta cervecera ubicada al norte en el municipio de Nava, con una producción anual por encima de los 25 millones de hectolitros de cerveza.

Problema local

La empresa Constellation Brands tiene una planta en Nava, donde por cada litro de cerveza que produce, requiere más de tres litros de agua.

 Activistas han advertido que podría acabar con el líquido.