Archivo
Inconformes piden se suspendan los co-pagos a servicios y medicamentos

Maestros pensionados y jubilados que ganaron a principios de año un amparo contra la Ley del Servicio Médico —el cual les permite dejar de emitir co-pagos y aportaciones para medicamentos y servicios en las clínicas del Magisterio—, denunciaron que no se ha respetado la indicación del juez y ayer exigieron al titular de la dependencia poner orden en la situación o de lo contrario interpondrán quejas ante magistrados por el incumplimiento.

En las instalaciones de la Sección 38, donde se encuentran las oficinas de la dependencia, Gustavo García, Patricia Nieto, Dora Valero y otros maestros de la Coalición de Trabajadores de la Educación, expusieron que en las clínicas del Magisterio se burocratiza la atención médica, pues los trabajadores siempre ponen obstáculos y excusas para otorgar los servicios a los amparados, ocasionando “de nueva cuenta” daños a la salud de los pacientes.

“Promovimos un juicio de amparo contra la Ley del Servicio Médico sobre la cual ha recaído una suspensión definitiva que ordena que se presten los servicios médicos de manera integral y completa y se suspendan los co-pagos relativos a servicios y entrega de medicamentos, pero existen irregularidades porque no se contesta o no se cumple de manera expedita lo que solicitan los derechohabientes, dijo.

Se exigió a Alejandro Treviño, titular de la dependencia, que se giren instrucciones al personal de las áreas de consulta y farmacia para que se cumpla con la orden judicial del juez y no se causen daños a los pacientes.

Que se deje de pretextar la ausencia del personal responsable, pues hay personas a cargo de las clínicas quienes revisan los listados de los amparados para hacer la aplicación de la suspensión y se extiende por horas la espera de los pacientes que esperan por un medicamento.

Que se entreguen los medicamentos completos e inmediatos y no se hagan cobros a los derechohabientes de estos juicios, y que no se condicione la entrega del mismo o la prestación del servicio.

“El Servicio Médico está notificado con los nombres completos de las personas a quienes deben de respetárseles esta suspensión, son alrededor de 750 personas que obtuvieron el amparo en el Estado, aunque desde el mes de febrero no han respetado la orden judicial”, comentaron.

‘SERVICIO MÉDICO ESTÁ CAMBIANDO’

Alejandro Treviño respondió que luego de que se ampararan los derechohabientes por el co-pago y otros por medicamento, se vieron en la necesidad de implementar un sistema en el sentido que cuando el beneficiado acuda y dé su nombre, en las pantallas de las áreas de la clínica aparezcan sus datos y sus beneficios.

“Tenemos que ponerles atención a todos los derechohabientes, pero en particular la gente que está amparada; tenemos que hacer el mayor de los esfuerzos por cumplir, pues si no se le cumple a la autoridad judicial incurrimos hasta en multas y no es benéfico para el Servicio Médico”, dijo.

Detalló que existen estadísticas de los medicamentos, tratamientos y servicios que se otorgan a los pacientes por mes y se hace un estudio cada tres meses y dijo: “La realidad del Servicio Médico está caminando y funcionando, estamos invirtiendo en la remodelación de las mismas instalaciones de las clínicas”.

Los maestros representantes de los cientos de amparados ante la Ley del Servicio Médico, dijeron que los informes que tiene el Servicio Médico pueden ser prometedores, pero la realidad es otra y aseguraron tener “un reporte vivencial”, por ello pidieron que se realice un mecanismo de verificación neutro.

DATOS

Según los profesores inconformes, el servicio que reciben en la Clínica del Magisterio es deficiente.

750  maestros lograron ampararse contra la Ley del Servicio Médico.