Gira. El público tuvo la oportunidad de disfrutar de la calidad de los bailarines rusos y la belleza de los escenarios y vestuarios. | Foto: Héctor García
El magno evento se realizó en el Paraninfo del Ateneo Fuente

La gira de esta agrupación dancística dirigida por Anatoliy Kazatskiy llegó ayer a Saltillo con un magno evento en el que el Paraninfo del Ateneo Fuente se convirtió en un escenario para la magia del compositor ruso Pyotr Illych Tchaikovsky.

El homenaje trajo a la ciudad un repertorio con coreografías inspiradas en las originales, montadas al ritmo de la música del autor ruso, extractos de “El Cascanueces”, “La Bella Durmiente”, “El Lago de los Cisnes” y “Romeo y Julieta”, algunos de sus más importantes ballets.

El público tuvo la oportunidad de disfrutar de la calidad de los bailarines rusos y la belleza de los escenarios y vestuarios preparados por la producción, en un espectáculo que presentó lo mejor del Royal Russian Ballet.

Esto se notó al final de la función cuando los artistas fueron despedidos del escenario con las palmas y vítores de los asistentes.