Padre Fortea, famoso exorcista español. Foto: AP
A través de su blog, el padre Fortea, famoso exorcista español, hace una petición al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que atienda a su población ante la pandemia de coronavirus que tiene en vilo al mundo

A través de su blog, el padre Fortea, famoso exorcista español, hace una petición al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que atienda a su población ante la pandemia de coronavirus que tiene en vilo al mundo.

Recordemos que el Ministerio de Sanidad de España, confirmó que el número de pacientes fallecidos por coronavirus (covid-19) suma un total de 3 mil 434 luego de que se registraran 738 muertes más en las últimas 24 horas.

En total España tiene 47 mil 610 casos confirmados de coronavirus, de esos, al menos 3 mil 100 se encuentran en cuidados intensivos.

España supera a China en personas muertes con el virus, convirtiéndose en el segundo país del mundo con más índice de mortales por el coronavirus después de Italia.

En su mensaje, el padre le pide que eche mano de fondos federales, y se coordine con cada Estado, como si de "una economía de guerra se tratara", y le dice que la suituación "requiere organizarlo como lo que es: una emergencia nacional".

Lee el mensaje completo o puedes visitar el blog del padre Fortea aquí.

"Con todo mi corazón, le pido algo, señor presidente de Estados Unidos

Llame a los gobernadores de cada Estado y con ayuda del ejército y con fondos federales coordine superficies donde situar mil camas con oxígeno. En cada Estado, habrá que distribuir geográficamente varias de esas superficies de urgencia. Acondicionar el lugar, crear la red de oxígeno, conseguir las camas y la medicación, no es algo que se lleve a cabo en una semana. Habría que haber empezado ya hace tiempo. Pero, al menos, póngase manos a la obra ya.

Cuando les falten las camas y el oxígeno, cada día de demora supondrá la muerte de centenares personas en Estados Unidos.

Coordine a los gobernadores, pero allí donde no vea clara cooperación, actúe de forma directa, pida los poderes legales que sean necesarios. Ni el congreso ni la reserva federal le van a negar ayuda para algo como es salvar vidas. La historia no perdonará a los que ahora actúen de un modo rastrero.

Como si de una economía de guerra se tratara, ponga a la industria a fabricar respiradores, todos los que pueda. Sobre todo, eso. Después, pónganse a fabricar todo los equipos necesarios para las UCI.

Las pruebas del coronavirus, el vestuario completo de protección para los santiarios y las mascarillas serían la siguiente prioridad y esta muchísimo más barata. Solo requiere organizarlo como lo que es: una emergencia nacional; y no dejar este asunto en manos de la buena voluntad de la iniciativa privada.

Cuarentena: Yo mismo cuando escuchaba (a expertos) que solo afectaba al 1% de la población, no era partidario de sobreactuar. Pero la experiencia de España e Italia ha sido arrolladora. No solo ha sido un tsunami para el sistema sanitario, sino un tsunami que ha golpeado la psicología de toda una nación.

Le aconsejo un confinamiento de tres semanas. Más tiempo implicaría un daño a la economía tan profundo e irreversible que cambiaría nuestras sociedades durante mucho más de una década, llevándonos a gobiernos más dictatoriales; porque nos vamos a enfrentarnos a situaciones de verdadera miseria nacional. Tres semanas resulta razonable para espaciar el ritmo de contagios.

Le aconsejo un confinamiento no estricto, como el alemán. El miedo ha demostrado allí que basta para que la gente se quede en casa. No veo que ganemos mucho, estadísticamente, prohibiendo que alguien salga a correr un poco o haga bicicleta.

Señor presidente de Estados Unidos, tómese muy en serio esta situación, porque cuando empiecen a tomar al asalto las urgencias de los hospitales privados en su país, cuando empiecen a acumularse los ataúdes, va a haber una ola de furia contra usted. Y, justo en ese momento, es cuando el país va a requerir más unidad y colaboración entre todos.
Señor presidente, se enfrenta a una situación que tendrá un impacto sobre Estados Unidos verdaderamente histórico. Resulta imprescindible que haga todo lo humanamente posible. No se puede criticar a los gobiernos de Italia o España porque desconocieron la magnitud de aquello a lo que se enfrentaban. Pero ahora, a estas alturas, a nadie le será posible excusarse.

El impacto de esta pandemia en una nación como la suya fragmentada en un sistema sanitario de hospitales privados va a ser mucho más trágico que en sociedades con un sistema sanitario público centralizado. Se lo repito, se enfrenta a una oleada de rabia y furia en sus calles que ahora usted no puede prever. Y, precisamente, por la barrera que crea tener o no tener un seguro de salud (y, por tanto, acceso a un hospital) va a morir mucha gente, muchísima gente, también jóvenes. Por favor, en esta situación, la inacción costará miles y miles de vidas. No cometa los errores, que por desconocimiento (sin culpa), tuvieron lugar en Italia y España.

Siempre he pensado que en el puesto más alto de una nación deberían estar los más prudentes, los más capacitados para ejercer la responsabilidad suprema de un país. Dejando aparte esa polémica, le aseguro, señor Trump, que la historia va a juzgarle con una severidad inmisericorde."