Foto: Archivo
El gigante asiático tendrá un mayor dinamismo en el futuro, coincidieron analistas especializados en China consultados por Xinhua

MEXICO (Xinhua).- China es un país que en los últimos años ha avanzado en diversas áreas gracias a las reformas estructurales implementadas y lo seguirá haciendo a partir de los nuevos planes presentados el domingo en la reunión inaugural de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN), máximo cuerpo legislativo del país.
     
El gigante asiático tendrá un mayor dinamismo en el futuro, coincidieron analistas especializados en China consultados por Xinhua.
     
"Vamos a tener en los próximos meses a una China con un enorme dinamismo", reconoció en entrevista el profesor-investigador del Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ignacio Martínez Cortés.
     
Para el internacionalista y experto en temas de China, las medidas anunciadas y la meta fijada de alcanzar alrededor del 6,5 el crecimiento económico para 2017, "están dirigidas hacia ese desarrollo sostenible".
     
En coincidencia y en una entrevista por separado, el investigador especializado del Centro de Estudios Asiáticos de la Universidad Iberoamericana de México, Armando Azúa García, considera que las reformas estructurales de China le permiten a esa nación "seguir avanzando en el fortalecimiento del mercado interno", lo que a su vez, "reflejará un mayor dinamismo a corto y mediano plazo".
     
Para Azúa García, en estas reuniones políticas, si bien se avanza en el Plan Quinquenal (2016-2020) de China para transformar un modelo económico de inversión en uno de servicios de consumo interno y nuevas tecnologías, ahora también, "se esforzará por mejorar el entorno para los inversores extranjeros".
     
"Indudablemente se busca fortalecer a la gran empresa pública en el sentido de ir delegando tareas que consideran pueden ser realizadas de manera mucho más eficiente por pequeñas y medianas empresas que estarían en manos privadas", aseveró el también historiador al sostener que con ello se promueve la creación de nuevos empleos en el país.
     
Este fin de semana se presentaron nuevos planes que complementan los objetivos fijados el año pasado durante dos importantes sesiones políticas y que están encaminadas a un impulso en el mercado interno y más apertura a la inversión extranjera.
     
De igual manera, se ha fijado una meta de crecimiento económico para 2017, de alrededor del 6,5 por ciento, misma que se pretende mantener para continuar el crecimiento sostenido, asegurar el empleo y contrarrestar riesgos tanto internos como del extranjero.
     
El año pasado, de acuerdo con el informe presentado este fin de semana, el PIB del país alcanzó los 74,4 billones de yuanes (10,8 billones de dólares), aumentando un 6,7 por ciento, con lo que se mantuvo a la vanguardia mundial y contribuyó con más del 30 por ciento al crecimiento de la economía global.
     
"Me parece que las medidas presentadas y su meta de crecimiento para 2017 es mesurado pero acertado y que hará que se logre la estabilidad", expuso Martínez Cortés al aclarar que pese a que la segunda potencia económica del mundo no crecerá a tasas de doble dígito como en años anteriores, "se esfuerza en conseguir una economía con rostro social".
     
El coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM también destacó como un punto importante que el gobierno chino busca además impulsar las zonas económicas especiales, donde dijo, se pretende una política más abierta para utilizar el capital extranjero, introducir técnicas y experiencias administrativas avanzadas, y formar personal especializado.
     
"Impulsar crecimiento en la parte central ahí me parece que se va atraer mayor inversión, lo que sin duda va a impulsar en los siguientes 3 años el mercado interno, se fomentará la producción y empleo y por ende mayor gasto en el Estado chino, en el mercado chino", expuso el experto.
     
China planea crear más de 11 millones de empleos urbanos este año, un millón más que en 2016, lo que subraya que el gobierno chino concede una mayor importancia al empleo.
     
En ese sentido, ambos analistas consultados por Xinhua coincidieron en que las metas aunque difíciles, son alcanzables.
     
Entre ella se incluyen apostar más por el cuidado del medio ambiente y el propósito de construir una sociedad modestamente acomodada en todos los aspectos para 2020, tal como lo expuso el primer ministro, Li Keqiang, al presentar el domingo pasado el informe de gobierno en la inauguración de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN).
     
"China ha logrado no solo crear 13,14 millones de puestos de trabajo en las zonas urbanas e incrementar los ingresos disponibles per cápita en un 6,3 por ciento, consiguió que cerca de 12,4 millones de personas abandonaran la condición de pobreza", reconoció Azúa García.
     
El domingo pasado, el presidente de China, Xi Jinping, al participar en un debate de panel con legisladores nacionales en el marco de la sesión anual de la APN, afirmó que el gigante asiático continuaría la política de apertura en todos los aspectos, y que seguirá liberalizando y facilitando el comercio y la inversión.
     
"Es muy importante ese mensaje principalmente en tiempos que se está viviendo un cambio en la economía de libre mercado ahora con la llegada de Donald Trump al gobierno de Estados Unidos, justo él quien cierra las puertas a ese libre comercio y es por eso Xi abre las puertas al comercio de mercancías y de servicios", abundó Azúa García. Fin