Fray Hugo Montero Castillo narró que la mañana de este viernes en la oficia de la parroquia ubicada en la colonia el Pueblo se registró una llamada de un “comandante” quien aseguraba que de la iglesia surgió una denuncia contra el crimen organizado quien supuestamente trabajaba cerca al perímetro

Mediante una llamada telefónica, extorsionadores simularon un secuestro de dos frailes de la parroquia San Francisco de Asís en Monclova, donde por la ola de violencia que se ha generado durante las últimas semanas se generó la psicosis entre sus familiares y estos depositaron 100 mil pesos a los delincuentes por su “rescate”, ambos sacerdotes se mantuvieron en una tienda de la localidad mientras por indicaciones de los delincuentes.

Fray Hugo Montero Castillo narró que la mañana de este viernes en la oficia de  la parroquia ubicada en la colonia el Pueblo se registró una llamada de un “comandante” quien aseguraba que de la iglesia surgió una denuncia contra el crimen organizado quien supuestamente trabajaba cerca al perímetro.

Tras ello y con los acontecimientos recientes de violencia en la ciudad (balacera a Fiscalía General del Estado y Seguridad Pública)  el sacerdote se alarmó, fue ahí cuando le dijeron que tendría que reconocer por fotografías y audio a quienes denunciaron, y así no les harían daño ni a los frailes ni a la misma parroquia, donde siempre hay ciudadanos presentes.

“En ningún momento me solicitaron dinero, si no hubiese colgado desde el primer momento, pero hubo insistencia de quien alguien denuncio y que iban a ir tras el, nos piden a Fray Ricardo ya  mi que salgamos y nos vayamos a soriana que ahí estaríamos, ahí estuvimos alrededor de tres horas, obviamente con las llamadas pidiendo información, diciendo tenemos que  corrobor información con un superior y saber que tu eres sacerdote aludiendo que talvez nosotros estábamos vinculados, nunca hubo una solicitud de dinero hacia mi pero había constante amenaza de que venir a matar a la gente que estuviera en  la iglesia” dijo el sacerdote que en ese momento pidieron números telefónicos de un familiar y en ese momento comenzó la extorsión.

En primera instancia solicitaron dinero al vicario de la Parroquia del Santuario de Guadalupe al no acceder, llamaron al hermano de Fray Hugo Montero y el deposito a una cuenta Banamex alrededor de 100 mil pesos.

“Ya eran cosas que nos daban miedo, cuando me empiezan a  decir de los acontecimientos que hubo recientemente aquí en la Fiscalía y en otros lugares, es el miedo que dijeron vamos a ir por ti, nunca hablaron de dinero, pero nos regresamos a parroquia y estando aquí vino alguien de procuraduría y se empezó a investigar todo”.