Informan. La FGR indicó que el extraditado fue entregado a los agentes estadounidenses designados para su traslado final a Washington. ESPECIAL
Operó el traslado de drogas a ese país para La Federación de Sinaloa, el CJNG y El Cártel Milenio

CDMX.- El gobierno de Mexico extraditó ayer a Estados Unidos al narcotraficante Raúl Flores Hernández, alias “El Tío”.

La investigación que hicieron autoridades estadounidenses contra este sujeto, salpicó al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julio Álvarez, a quienes incluso les congelaron sus cuentas bancarias por presunto lavado de dinero del narcotráfico.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que la extradición de El Tío se dio en cumplimiento al Tratado de Extradición firmado entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América.

Recordó que el narcotraficante es requerido por la Corte Federal de Distrito para el Distrito de Columbia, Estados Unidos, para procesarlo por su probable responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa y contra la salud.

Detalló que la entrega de este sujeto se realizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Toluca, Estado de México, a los agentes estadounidenses designados para su traslado final a Washington, D.C.

Asimismo, explicó que El Tío es probable responsable de negociar y traficar grandes cantidades de cocaína con varios grupos delictivos mexicanos, además de mantener fuentes de suministro en Colombia y controlar las rutas de envío de México hacia los Estados Unidos de América.

Según el antecedente, a principios de 1980 y hasta marzo de 2017, Raúl Flores Hernández, negoció y traficó grandes cantidades de cocaína para los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación y El Cártel Milenio.

Su trabajo independiente se vio fortalecido por las fuentes de suministro que tenia en Colombia y el control de las rutas que ejerció para el envío de droga desde Colombia hasta Estados Unidos.

En agosto de 2017, El Tío fue detenido en Zapopan, Jalisco, y a partir de ahí se hizo una polémica porque se hizo pública la investigación que en su contra realizó el gobierno de Estados Unidos.

De ahí salieron a la luz pública los nombres del futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez, entre otros, a quienes se les vínculo con empresas presuntamente utilizadas para lavar dinero del narcotráfico.

A Rafael Márquez se le vinculó a ocho empresas entre ellas dos escuelas de fútbol y seis centros deportivos, nutricionales, y terapéuticos, todos ubicados en el estado de Jalisco.

Mientras que a Julión Álvarez se le ligo a dos empresas ligadas a la industria de la música.