Tomada de internet
Los jugadores de los Cowboys de Dallas han brillado esta campaña

Los novatos de los  Cowboys de Dallas, el corredor Ezekiel Elliott y el mariscal de campo Dak Prescott, no sólo han guiado al equipo al mejor inicio de temporada de su historia con un récord 11-1, igualando su mejor marca con 11 victorias consecutivas, también son considerados como los mejores jugadores de la NFL por los aficionados en las votaciones para el Pro Bowl.

Elliott es el jugador que más voto ha recibido por parte de los aficionados con 681,361, seguido de cerca por Prescott, quien suma 607,621 votos.

El mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady, aparece en el tercer lugar de la lista con 519,210 votos, seguido por el receptor abierto de los  Steelers de Pittsburgh, Antonio Brown, con 508,913.

Derek Carr, pasador de los  Raiders de Oakland, que está teniendo la mejor temporada de su carrera, está en el quinto puesto con 500,770.

El top-10 de jugadores con más votos para el Pro Bowl lo completan el pasador de los  Falcons de Atlanta, Matt Ryan (455,264); el receptor de Atlanta, Julio Jones (438,112); el receptor de los Giants, Odell Beckham Jr. (429,728); el corredor de los Cardinals, David Johnson (405,436); y el mariscal de campo de los Saints, Drew Brees (403,802).

Tomada de internet

Además de Elliott y Prescott, los Cowboys tienen otros cinco jugadores entre los más votados en su posición: el tackle ofensivo Tyron Smith ( 252,590 votos), el centro Travis Frederick (249,976), el apoyador externo Sean Lee (166,579), el pateador de lugar Dan Bailey ( 130,954) y el pateador de despeje Chris Jones (70,331).

La votación, que contabiliza votos a través de la página de internet de la liga y a través de Twitter e Instagram, terminará el próximo 13 de diciembre, los jugadores y entrenadores emitirán su sus votos el 16 de diciembre y los resultados de anunciarán el 20 de diciembre en NFL Network.

El Pro Bowl, que regresa al formato tradicional de estelares de la AFC contra NFC se jugará el próximo 29 de enero del 2017 en el Camping World Stadium de Orlando, Florida.