Rector. Salvador Hernández Vélez. Foto: archivo
De 250 millones de pesos que pretendía ahorrar, la cifra se quedará en 50 mdp

Aunque en enero se anunció que al aplicarse el plan de austeridad en la Universidad Autónoma de Coahuila se generaría un ahorro de 250 millones de pesos al presupuesto anual de 2 mil 500 millones de pesos, el rector Salvador Hernández Vélez dio a conocer que durante los primeros 4 meses se ha generado un ahorro de poco más de 15 millones de pesos y al año el resultado final será de una disminución en gastos de solo 50 millones de pesos.

El líder de la máxima casa de estudios no mencionó qué orilla a esta disminución del recurso y ahorrar en la institución autónoma, sin embargo, detalló que todo lo recabado se irá directo al incremento de cobertura educativa, que para el año en curso se planea incrementar al 4 por ciento de la matrícula.

“Para eso es el Plan de Austeridad y Ahorro, para que, con la misma gente podamos no crecer al 1.3 por ciento como en los últimos años, sino que crezcamos al 4 por ciento con los mismos recursos”, dijo.

Cabe destacar que la UAdeC, aprobó su Plan de Austeridad y Ahorro a finales de enero del año en curso; ahí se destacó que el principal punto sería la disminución de sueldos de los funcionarios de primer nivel quienes tienen un sueldo mayor a los 107 mil pesos. Salvador Hernández Vélez afirma se redujo un 25 por ciento de su percepción mensual.

“A nivel de recursos creo debemos de andar en el orden de 50 millones de pesos para este año, en sueldos, por ejemplo, muchos nos bajamos el sueldo, en mi caso me bajé el 25 por ciento, la cuestión de los ahorros de los aspectos de las compras de los insumos, ahorros de energía, telefonía y todo este tipo de cuestiones y del ahorro de no tener siempre las lámparas prendidas”, explicó.

Afirmó que al momento se tiene un ahorro del 30 por ciento de los 50 millones de pesos.

Austeridad

La UAdeC disminuyó los sueldos de funcionarios de primer nivel.

20 por ciento en gastos de combustible y papelería.

15 por ciento en energía eléctrica.

10 por ciento en telecomunicaciones.

15 por ciento en materiales de limpieza.

20 por ciento en el pago de horas extras y alimentos.