Foto: EFE
El jeque Sabá fue sucedido por su medio hermano, el príncipe heredero jeque Nawaf Al Ahmad Al Sabá

KUWAIT, KWT.- El jeque Sabá Al Ahmad Al Sabá, gobernante de Kuwait que usó sus décadas de experiencia como máximo diplomático de ese país para tratar de reparar las relaciones con Irak tras la guerra de 1991 y resolver otras crisis regionales, falleció ayer, informó la televisora estatal kuwaití. Tenía 91 años.

En un Medio Oriente repleto de gobernantes ancianos, el jeque Sabá destacó por sus esfuerzos en impulsar la diplomacia para resolver una amarga disputa entre Qatar y otras naciones árabes que continúa hasta el día de hoy.

Su ascensión en 2006 en Kuwait, un firme aliado de Estados Unidos desde la guerra encabezada por los estadounidenses que expulsó a las tropas iraquíes de ocupación. El jeque Sabá fue sucedido por su medio hermano, el príncipe heredero jeque Nawaf Al Ahmad Al Sabá, informó el ministro del Interior Anas Khalid al-Salé en un mensaje televisado.