Foto: The New York Times
La coreógrafa fue considerada por muchos como la mayor representante de la danza japonesa contemporánea

Bailarina y coreógrafa Mika Kurosawa falleció a los 59 años. Se consideraba una de las figuras más importantes de la danza contemporánea de Japón y sus aportaciones en el continente americano fueron varias.

Kurosawa murió en Yokohama, Japón el uno de diciembre, por complicaciones del cáncer de mama que padecía, informó su agente Kumi Hiraoka a The New York Times.

Parte de su carrera la desarrolló en Estados Unidos, de 1982 a 1985, cuando vivió en Nueva York y trabajó para Amy Sue Rosen, Bebe Miller y Nina Wiener and Dancers. Una de sus mayores influencias fue el baile progresivo de los 60, el Teatro de Danza Judson y la escena experimental neoyorkina.

Te puede interesar

Desde 1999 se dedicó a proyectos en solitario. En 2007 presentó “Romantic Night”, con bailarines de Tokio y Nueva York, una de sus obras más aclamadas.

Su baile fue descrito por The New York Times como “rebelde” y “antiteatral”, un acercamiento que le acarreó los aplausos de otros colegas. “Estaba en contra de la danza que fuera jerárquica o basada en el modelo del éxito capitalista”, dijo a la publicación la coreógrafa neoyorkina Sarah Michelson. “Mika dijo que si el baile no estaba sucediendo en sus propios términos y por sí mismo, entonces no era arte”.