FOTO: Internet
El fiel compañero de la escritora murió a las cuatro de la mañana, se le aplicó una vacuna para la alergia pero su corazón no aguantó.

Existe una leyenda que dicta que cuando un perro muere se va al cielo, y ahí espera a su dueño, para reencontrarse en el más allá y volver a estar juntos. 

La escritora Elena Poniatowska escribió en su cuenta de Twitter, @Eponiatowska, que en la madrugada falleció su fiel amigo de cuatro patas, Shadow.

Según las fotografías encontradas en internet, Shadow era un perro negro. Poniatowska lo consideraba su compañero.

Según la escritora el perro recibió una inyección en una veterinaria, para combatir una alergia, sin embargo Shadow no era alérgico y su corazón "se aceleró, se quejó mucho y se nos fue".

FOTO: Internet

La autora de "Las Soldaderas" (1999), escribió en otro tuit; "La muerte de un compañero de vida como al de un perro, es un golpe al corazón".

Es bien sabido que "La Poni" siempre ha convivido con perros, desde su infancia, pues en una entrevista del 2014 declaró: "Acuérdate de que mi abuela fundó la Sociedad Protectora de Animales. Yo viví casi con treinta perros que tenían nombres de óperas: Rigoletto, Norma, Tosca. A la hora del desayuno les hablaba mi abuelita; a cada uno le tocaba: “tú una flauta”, “tú una concha”, “tú un Garibaldi”, “tú una dona”, así, según los gustos de cada perro".