Archivo
La disminución se debe a que se han aplicado diversos programas de prevención, pero principalmente porque las mismas adolescentes toman como ejemplo la experiencia de vida de quien está involucrada en este problema.

Los casos de embarazos en adolescentes o no planeados, va al alza de acuerdo a un comparativo con la taza nacional, a pesar de que en el norte de Coahuila han disminuido, sin embargo, falta mucho por hacer como medida preventiva, consideró el director de Salud Municipal, Ricardo Valdés Guajardo.

La disminución se debe a que se han aplicado diversos programas de prevención con la participación de instancias de los tres órdenes de gobierno, pero principalmente porque las mismas adolescentes toman como ejemplo la experiencia de vida de quien está involucrada en este problema.

Sin embargo, - subrayo-, falta mucho por hacer, inculcar la conciencia entre los padres para que desde casa platiquen y orienten a sus hijos sobre la actividad sexual aun y cuando ambos trabajen ya que en esta situación se requiere de un gran esfuerzo.

La mayoría de los jóvenes no conocen ni tienen acceso a métodos anticonceptivos, aunque se diga lo contrario, ni tampoco tienen conciencia de lo que implica un embarazo no planeado ya que altera drásticamente sus proyectos de vida.

“Pero aún más, el riesgo de complicaciones de la salud en una menor de 19 años embarazada es de cuatro veces más que en las mayores de 20 años”, indicó.

Indicó que se debe atender no solo físicamente y medicamente a una embarazada, sino por ser menor de edad se debe acompañar de atención psicológica y emocional ya que muchas veces las relaciones sexuales, aunque digan que fue con consentimientos, son producto de chantaje forzados.

En México se registran 400 mil nacimientos al año en menores de 20 años, ocupa el primer lugar en el mundo con esta problemática, Coahuila ocupa en primer lugar en el país y Acuña es el número uno en la entidad, de ahí que se requiere principal atención, reitero.