La Policía malasia indicó que la familia reconoció en el hospital el cuerpo de la joven, que desapareció el pasado 4 de agosto del hotel The Dusun, situado junto a una reserva natural en el estado de Negeri Sembilan.

Familiares de Nora Quoirin, una menor francoirlandesa con discapacidad desaparecida hace más de una semana en Malasia, identificaron este martes su cadáver tras ser hallado a dos kilómetros del hotel donde se hospedaban, informaron fuentes policiales.

Un cartel de una niña francoirlandesa desaparecida, Nora Anne Quoirin, es visto como un motociclista, reflejado en un acrílico, en Seremban, Negeri Sembilan, Malasia. Foto: AP

La Policía malasia indicó que la familia reconoció en el hospital el cuerpo de la joven, que desapareció el pasado 4 de agosto del hotel The Dusun, situado junto a una reserva natural en el estado de Negeri Sembilan, de acuerdo con la agencia local Bernama

Miembros de la familia se reúnen en el Hospital Tunku Jaafar. Foto: EFE/EPA

El cadáver, localizado cerca de las 14.00, hora local, (06.00 GMT) en un arroyo, se encontraba desnudo y las autoridades realizarán mañana por la mañana una autopsia.

En los últimos diez días, más de 350 policías, bomberos y voluntarios participaron en las tareas de búsqueda en un caso que ha generado mucho interés del público y los medios.

Quoirin llegó a Malasia el pasado 3 de agosto con su familia francoirlandesa para pasar dos semanas de vacaciones pero a la mañana siguiente no se encontraba en su habitación, que tenía la ventana abierta, y su familia alertó de su desaparición.

Sus familiares apuntaron en los primeros momentos a la posibilidad de un secuestro como causa de la desaparición de Quoirin, con una discapacidad de desarrollo y aprendizaje, y difucultades físicas que le impedían moverse con facilidad. 

El cuerpo de Nora Quoirin, una joven de 15 años de edad, llega al hospital Tunku Jaafar en Seremban, Malasia. Foto: EFE/EPA

Durante todo este tiempo, la Policía mantuvo la investigación como un caso de desaparición, aunque sin descartar otras posibilidades.

La familia, que contó con la ayuda de la ONG The Lucie Blackman, especializada en casos de desaparecidos, llegó a ofrecer 50,000 ringgit (unos 11,900 dólares), donados por un empresario anónimo de Belfast, como recompensa a quien ofreciera información que ayudara a encontrar a la menor.