En Tijuana buscan desesperadamente a sus seres queridos.
Este domingo se colocaron ofrendas florales en La Gallera, donde se encontró en días recientes, una fosa clandestina con 150 piezas óseas

En Tijuana no deja de respirarse el miedo, la angustia y mucho menos el dolor. 

De pronto pareciera que lo único que queda es sobrevivir, esperar que anochezca y cuando ya todos se han dormido, aguardar en vela a que nazca otro día.  Y así los días pasan hasta convertirse en años en los que pesan la ausencia de los seres queridos.

Este pasado domingo, un grupo de familias acudió al predio de la Gallera para colocar una ofrenda floral; muchos buscan a sus hijos desaparecidos.

¿Por qué en este lugar? Hace unos días, se encontró una fosa y al menos 150 piezas fueron ubicadas en donde Santiago Meza, "El Pozolero", disolvió en ácido a cientos de personas por órdenes de un importante capo.

Cristina Padilla es una de las madres de familia que lleva un año buscando a su hijo Rafael; asegura que hay poco personal para trabajar en la identificación de los restos y que la respuesta ha sido lenta pues apenas en siete años, encontraron siete personas.

A decir de Cristina, se han ido acercando varias personas a la asociación con la esperanza de encontrar a sus seres queridos desaparecidos. 

Asimismo, señaló que hay saturación de trabajo y poco personal para hacer búsquedas. “Hay casos de hasta 12 años y vamos a seguir buscando con la gente. Como víctimas, estamos unidos”.

Con información de El Sol de Tijuana