Reclamo. Además de las quejas ante tres dependencias del Estado, por medio de lonas los vecinos piden el retiro de las fábricas de la colonia Molinos del Rey. Fotos: Marco Medina
Afirman que el Ayuntamiento dio permisos de manera ilegal, violando la Ley de Asentamientos Humanos

RAMOS ARIZPE, COAH.- Alrededor de 7 familias habitantes de la colonia Molinos del Rey en Ramos Arizpe luchan porque autoridades controlen a empresas que se instalaron en el sector durante el año 2015 —con autorización del Ayuntamiento— y que actualmente generan un tiradero de residuos industriales en vía pública, obstaculizan la vialidad y generar contaminación acústica al violar el límite permitido de decibeles de sonido, según la Norma 081 de Semarnat.

Al afirmar que la Ley de Asentamientos Humanos en el Estado indica en el artículo 211 que no pueden convivir corredores industriales con unidades habitacionales, los vecinos han emitido una serie de quejas sin respuesta alguna.

“Donde vivimos los seres humanos no puede haber fábricas, lo dice la Ley de Asentamientos Humanos y el Plan de Desarrollo del Municipio dice que no es posible, pero las autoridades del Municipio se volaron la barda con las leyes, nosotros estamos tratando de recuperar el estado de derecho que nos fue violentado”, mencionó Victoria Ramos del Bosque vecina afectada.

Desde hace cuatro años que comenzó la instalación de las empresas, una de ellas, “Polidinámica”, con ello la inconformidad de los habitantes, manifiestan que con la operación de las fábricas hay riesgo para los niños del sector por el tránsito de tráileres que dañan también las banquetas y el pavimento de las calles y dejan residuos industriales en la vía pública.

Una de las empresas cuenta con una torre de enfriamiento, la cual trabaja en ocasiones durante las 24 horas del día y genera un ruido excesivo, que aseguran los habitantes “no es un ruido ‘enorme’, sino molesto” que altera e irrita a la población.

En 2015 se solicitó apoyo del Ayuntamiento, en aquel entonces el alcalde Ricardo Aguirre se encontraba al frente, luego con Tita Flores Boardman, pero solo se dio a conocer que las empresas estaban cumpliendo con su documentación, y no procedió su queja.

Los ciudadanos que habitan en Molinos del Rey aseguran sentirse huérfanos, pues la autoridad no apoya, aunado a ello no cuentan con recurso suficiente para poder iniciar un proceso legal con un abogado, aunque al momento reciben apoyo de un representante legal, en cuanto a asesoría.

“No queremos agredir a nadie, no queremos que corran a nadie de su trabajo, simplemente nos respeten el estado de derecho que está fundamentado en leyes”, dijo Ramos del Bosque.

El 28 de marzo registraron una queja ante la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Gobierno del Estado contra el director de Desarrollo Urbano que aprobó indebidamente la operación y permisos para la operación de las fábricas aun sabiendo que era ilegal con base en la Ley de Asentamientos Humanos del estado.

Otra más en la Comisión de Derechos Humanos realizada el 4 de marzo y una denuncia en la Procuraduría del Medio Ambiente por la contaminación con residuos industriales, así como contaminación auditiva, entregada el 24 de abril del año en curso.

Los vecinos cuentan con un expediente con los oficios entregados, la respuesta de las autoridades municipales, así como las evidencias de las violaciones que se hacen a la ley. Giovanni Hernández, abogado que apoya el caso de los vecinos de Molinos del Rey, dijo que solo una empresa tiene logotipo afuera y trabaja con plástico, el resto solo tiene ingresos y movimientos con tráileres.

Dijo que será un proceso lento, porque el Municipio informó en un oficio que las empresas tienen toda su documentación en regla.

 

Ilegal. Las empresas, según los vecinos, no han entregado los estudios de impacto ambiental.

Entérese

Siete familias de la colonia Molinos del Rey, son las afectadas.

Las fábricas empezaron a instalarse a partir de 2015.

Afectaciones:

Generan en las calles tiradero de residuos industriales.

Obstaculizan la vialidad.

Contaminación acústica.

Daños a la infraestructura vial.

Los exalcaldes Ricardo Aguirre y Tita Flores ignoraron las quejas de los vecinos.

Han interpuesto quejas ante la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas, la CDHEC y ante la Procuraduría del Medio Ambiente.