Doña Lupita quiere de regreso a su hijo José de Jesús. | Foto: El Universal
Representantes de colectivos y familiares de víctimas desaparecidas confían en que pronto se conozca el paradero de sus seres queridos

GUANAJUATO, GTO.- Uno de los delitos que se triplicaron en los últimos dos años en el estado de Guanajuato, fue el de desaparición de personas, presuntamente vinculado a la operación del Cartel de Santa Rosa de Lima.

Ahora, con la detención de José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, representantes de colectivos y familiares de víctimas desaparecidas confían en que pronto se conozca el paradero de sus seres queridos.

Uno de esos casos es el de Guadalupe Andrade, de Irapuato, la mujer madre de dos hijos narra que uno fue asesinado y, el mismo día del velorio (1 de noviembre del 2017), sujetos armados se llevaron a su otro hijo, que sigue desaparecido y a quien no se cansa de buscar.

Inundada por la humedad y la tristeza, la habitación de José de Jesús Mireles Alejandre, de 24 años de edad, aún está a la espera de que regrese el joven contador.

Lupita narra que no abre ese cuarto —el de José— del segundo piso de la casa, porque le causa mucho dolor, tristeza e impotencia de saber que no está.

No contiene el llanto al recordar que José siempre fue un buen hijo; estudioso y responsable de sus papás, además que era un excelente padre para su hija de cinco años.

Lupita voltea a la entrada y ve las sillas que su hijo le iba regalar a su pequeña. La señora de edad avanzada, aprieta más el rosario que porta en la mano y su mirada se desencaja.

Con un rostro de terror, enfatiza que desde que recrudeció la disputa de los cárteles en el estado se vive con miedo.