Leer la biblia puede ser retador para quienes incursionan en la fe/Foto: Priscilla Du Preez
Al igual que otros sectores, la religión se ha visto obligada a evolucionar para adaptarse durante el paso de una crisis sanitaria, sin embargo, las plataformas digitales han facilitado el acceso a contenidos que alimentan la fe

El virus ha causado estragos en las iglesias de todo el mundo, hubo quienes recurrieron a reunirse en videollamadas para no descuidar los estudios semanales, otros transmitieron servicios en línea a través de Facebook, y algunos se siguieron reuniendo desde los autos en estacionamientos para alabar.

Durante la pandemia, muchas reuniones religiosas se han llevado a cabo de forma virtual/Foto: Chris Montgomery

Aunque los creyentes que acostumbraban ir a la iglesia sintieron el cambio, es una nueva ola de interés la que surgió para sorpresa de algunos.

Afectados por el temor a contraer COVID-19, alarmados por la incertidumbre de qué pasaría si el virus cobra víctimas de entre sus seres queridos o incluso para entender esas profecías alguna vez escuchadas sobre los tiempos finales, cada vez más personas toman una biblia por primera vez.

Una vez con el libro abierto y frente a frases complejas o historias épicas sin tener realmente un contexto de lo que se está leyendo, leer la biblia puede ser retador para algunos.

Las plataformas digitales han facilitado el acceso a lecturas y contenidos religiosos/Foto: Jenny Smith

Acercamiento 

Lo primero será distinguir entre leer, estudiar, memorizar y meditar la biblia. Leer creará un hábito, lo cual es necesario para comenzar cualquier nueva actividad; el mito de los 21 días no será la base. Estudios demuestran que toma realmente dos meses para estandarizar un nuevo comportamiento.

Estudiar requiere un enfoque más allá de la interpretación, se trata de estar dispuesto a investigar la raíz de las palabras (no todas las versiones tienen traducciones precisas), rastrear genealogías, ligar la cronología de los tiempos en los que sucedió cada momento y ubicar los territorios mencionados.

La memorización no deberá ser la meta, pues de nada sirve saberse cada versículo si no se entienden; sin embargo, según el doctor Max Anders, autor de “Entendiendo la Biblia en 30 días”, es mejor memorizar un centímetro de ancho y un kilómetro de profundidad. 

Esa es una diferencia clave, porque hasta que memoricemos los versos profundamente y pasemos tiempo meditando en ellos, la verdad de los pasajes se filtrará profundamente en el subconsciente para influir en los pensamientos, actitudes, acciones y emociones.

Leer diariamente creará un hábito y facilitará a la comprensión/Foto: Rod Long

Vínculo mente-fe 

De acuerdo con la doctora Caroline Leaf, neurocientífica cognitiva con un doctorado en Patología de la Comunicación y autora de “Enciende tu Cerebro”, los pensamientos son como árboles, y conforme piensas, estás cambiando, agregando y quitando ramas.

Lo que significa que lo que pensamos durante todo el día, durante largos períodos, eventualmente se filtra en nuestro corazón como creencias controladoras.

Recursos para comenzar 

Una vez determinados a encontrar respuestas en la biblia, también hay algunas herramientas que pueden servir como una guía, o para sentirse acompañado en esta nueva normalidad.

You Version. Permite elegir planes para leer de acuerdo a lo que estés sintiendo o cuánto tiempo quieres apegarte a una lectura, puedes conectar con amigos y conversar sobre los textos en tiempo real. También puedes configurar alertas para leer un versículo diario.

Bibliaen30días.com En solo quince minutos al día, aprenderás las personas, los eventos y las doctrinas clave de la Biblia para sacar más provecho y avanzar en comprensión.

El podcast de Elevation. Dirigido por el propio pastor de la iglesia, Steven Furtick, ha recibido más de 5,000 reseñas positivas, y tiene cientos de episodios para elegir sobre cualquier aspecto de la vida.

The Bible Project. Tiene videos en Youtube, con historias cortas que explican el contexto de cómo pasaban las cosas en tiempos bíblicos, también hay un podcast en Spotify.

En internet y plataformas como Spotify se puede encontrar contenido para alimentar la fe/Foto: Austin Distel

Ivonne Valdés

Editora en jefe de la revista 360, colaboradora en las secciones de soft news en VANGUARDIA y editora en jefe de Círculo de Oro 2019. Periodista multimedia y teóloga con especialidad en niños y familias con estudios en comunicación intercultural.

Siempre lista para conocer una nueva historia.