El cantante de Botellita de Jeréz, escribó a seis manos ‘Fecha de caducidad’ / Marco Medina
Armando Vega Gil y Beatriz Rivas presentaron durante la FILA en Arteaga el libro escrito a seis manos, ‘Fecha de Caducidad’, del que dijeron surgió como un juego que fue tomando forma y vida propia

El tiempo se pasó volando, tanto que Armando Vega Gil seguía hablando pero ya era hora de irse y exclamó: ¡Qué!, ¿ya nos vamos?, uuuuuy”, y es que entre él, Beatriz Rivas y Stella Maris se armó una charla entre amigos, en la que se planteó la historia que se cuenta en “Fecha de Caducidad”. El libro fue presentado el miércoles en la FILA Artega y con un escaso público de unas 20 personas, pero eso sí bien atentas, el vocalista de Botellita de Jerez y la escritora Beatriz Rivas se mostraron contentos de poder compartir sobre esta novela amorosa.

Mientras que la presentadora Stella Maris exponía los puntos que más le habían gustado de “Fecha de Caducidad”, Beatriz y Armando contaron cómo surgió la idea de escribir esta novela a seis manos, ya que también participó la periodista Eileen Truax, y llegaron a la conclusión de que todo comenzó con un tweet que escribió Beatriz sobre el amor y la caducidad que éste tiene, al que le respondió Armando y luego se involucró Eileen, así surgió una historia en tiempo real, en donde el 80 por ciento de los personajes son la realidad de los ecritores, o al menos una proyección de ellos. Armando contó que padece colitis y por ello no puede tomar mezcal, y a él le encanta el mezcal oaxaqueño, así que no dejó que su personaje, Mateo, tomara mezcal.

Armando se metió en la piel de este físico que trabaja en el Instituto Nacional de Neurología, por su parte Beatriz es la voz de Natalia, una violinista que da clases en el Conservatorio y Eileen escribe sobre una chica oaxaqueña llamada Ágata que vive en Los Ángeles (y esa es su realidad, la periodista radica en los Estados Unidos y suele hacer investigaciones sobre la migración). Luego, los tres se topan con Ayotzinapa. “No es que el libro sea sobre Ayotzinapa”, dijo Vega Gil, quien explicó que durante la escritura en la que “íbamos echos la mocha”, sucedieron estas desapariciones de los 43 estudiantes, “desaparición forzada, fue el Estado”, agregó.

Beatriz por su parte, dijo que ésta y todas las novelas que escribe, las escribe como no se debe de escribir una novela, “mi personaje comenzó muy libre, me la imaginé muy enamoradiza, pero al final me cayó mal”, dijo refiriéndose a Natalia, pero aseguró que así pasa cuando una persona escribe una novela, sus escritos toman otros rumbos, y Armando puntualizó que aquel que quiera ser escritor debe, sin duda, escribir una novela. Para la maestra en Literatura y presentadora de “Fecha de Caducidad”, Stella Maris, el personaje de Andrea fue el que más le gustó, y la calificó como “entrañable”. 

Resulta que en la historia Andrea es la esposa de Mateo, “yo siempre me quise casar con mi mejor amiga, pero nunca pasó”, dijo Armando, pero Mateo sí se casó con su mejor amiga y luego se convirtieron en padres. Y entre chats, correos, y hasta cartas a mano, “quería un telegrama, pero ya existen, no mamen”, dijo Armando, los tres personajes (Mateo, Ágata y Natalia) van formando un triángulo amoroso y fraternal con la presencia fundamental de Andera, pero llegan a donde ninguno de los tres escritores querían llegar, al final. “No les voy a contar el final para que la lean, pero yo no quería que se terminara así”, dijo Stella Maris. 

La presentación de “Fecha de Caducidad” no tuvo tiempo para la sesión de preguntas-respuestas, pero sí hubo muchas risas debido a los comentarios del vocal de Botellita de Jerez, por su parte “Bacha”, como le dice Armando a Beatriz, contó que cuando le llevó el libro a su editor, y no le dijo que eran varias manos las que lo habían escrito, le encantó, contó además que el libro se convirtió en una carrera con mucha intensidad, y Armando aseguró que “Bacha” escribe rapidísimo, que él era el que más se tardaba en contestar las cartas, y también mencionó el colectivo “Ojos de Perro Vs. la Impunidad”, en donde  están involucrados él y Beatriz, por lo que no podían dejar pasar el asunto Ayotzinapa en la novela.