AP
El suizo no batalló para superar a Benoit Paire, en las actividades de hoy el Abierto de Estados Unidos, donde el australiano Nick Kyrgios sigue con su comportamiento polémico en el tenis

NUEVA YORK.- El suizo Roger Federer y el alemán Alexander Zverev solventaron con claridad sus partidos de hoy para avanzar a la tercera ronda del Abierto de tenis de Estados Unidos.

Por primera vez en mucho tiempo jugando en horario diurno en la pista central del US Open, Federer, segundo favorito del torneo, superó por 7-5, 6-4 y 6-4 al francés Benoit Paire en una hora y 57 minutos de juego.

El suizo, cinco veces campeón en el Corona Park, no mostró su mejor versión pero jugó bien en los momentos relevantes para quedarse con el partido.

En la siguiente fase, el campeón de 20 Grand Slam chocará con el australiano Nick Kyrgios, que un polémico encuentro le ganó por 4-6, 7-6 (8-6), 6-3 y 6-0 al francés Pierre-Hughes Herbert después de recibir un reto por parte del umpire por su falta de competitividad cuando perdía 3-0 en el segundo parcial.

AP

Kyrgios negó que la charla con el árbitro haya tenido que ver con su reacción, ya que aseguró que recién empezó a levantar cuando caía 5-2. "En absoluto. Me pasó lo mismo antes en Shanghai, donde el árbitro me dijo lo mismo, que no era bueno para la integridad del deporte y que no era una buena imagen", se defendió Kyrgios, recordando un partido que perdió ante el alemán Mischa Zverev por el que luego fue multado por su falta de competitividad.

El trigésimo favorito argumentó que no se sentía bien por el calor pero que luego se fue acomodando y se vio favorecido por algunas nubes que aplacaron los efectos del sol abrasador. "Eran condiciones muy duras, no me sentía demasiado bien en el primer set y medio. Se nubló un poco al final del segundo set y después entró en vigor la regla del calor", dijo el australiano, que negó que Lahyani lo haya alentado.

"No estoy seguro de que haya sido un aliento. Dijo que le caía bien pero acababa de decir que no era una buena imagen", explicó el jugador. "No me sentía bien y sabía que lo que estaba haciendo no era bueno. Pero realmente no lo estaba escuchando, no me ayudó en absoluto", insitió Kyrgios, que remarcó que consideraría injusto si el árbitro recibiera una sanción. "No creo que se lo merezca, estaría decepcionado si sucede".

Ante la repercusión que tuvo el comportamiento de Lahyani, los organizadores publicaron un comunicado en el que respaldaron su accionar. De acuerdo a la información oficial, el umpire bajó de la silla para hablar de cerca con Kyrgios por el ruido que había en el estadio y para verificar si se encontraba bien de salud o si necesitaba atención médica.

"Lahyani le dijo a Kyrgios que si se sentía enfermo, el torneo le podría proporcionar ayuda médica. También le informó a Kyrgios que si su aparente falta de interés en el partido continuaba, como juez de silla, tendría que tomar medidas", explicaron los organizadores para saldar el tema.

La curiosa situación provocó además un contrapunto en las redes sociales con la croata Donna Vekic, novia del suizo Stanislas Wawrinka y protagonista involuntaria de otro polémica de Kyrgios: en el torneo de Montreal 2015, el australiano le recordó en medio de un partido a Wawrinka la relación amorosa previa entre su compatriota Thanasi Kokkinakis y Vekic.

AP

"No sabía que los árbitros tenían permitido dar charlas motivacionales", escribió la tenista croata con una imagen de una carita pensativa con el video de lo sucedido. Kyrgios respondió con dos mensajes que luego borró. "No te pongas picante que estás fuera del US Open", puso primero y luego escribió: "Irónico, viniendo de alguien que recibe coaching en pista cada semana del año y también fuera del US Open".

Además del incidente con el juez de silla, el australiano había tenido un intercambio con un aficionado, que le gritó que se fuera porque quería ver el partido que más tarde jugará en la pista 17 la canadiense Eugene Bouchard.

"Bueno, nunca la tendrás", respondió Kyrgios, de acuerdo a lo dijeron testigos del diálogo.

Más sencillo fue el pasaje para Zverev, cuarto preclasificado, que aseguró su plaza en la tercera vuelta con una victoria 6-4, 6-4 y 6-2 sobre el "lucky loser" francés Nicolas Mahut. El alemán quebró en las cinco oportunidades generadas, para no darle opciones a su rival.

En la siguiente fase, el número cuatro del mundo, que por primera vez superó la segunda ronda en el US Open, jugará un clásico germano ante Philipp Kohlschreiber, que le ganó por 6-7 (1-7), 6-3, 6-2 y 6-0 al australiano Matthew Ebden.