Foto: Especial
El expresidente de México causó revuelo al aparecerse en la zona de bares del centro histórico de esta capital, previo a festejo de padres de Mouriño

El expresidente de México, Felipe Calderón , acaparó los reflectores en redes sociales después de que se viralizara una foto de él, supuestamente en un bar de Campeche.

La imagen fue dada a conocer por la revista Proceso, publicación que afirmó que Calderón pasó toda la noche al interior del Odisea Cantina-Bar, ubicado en el corredor de la Calle 59 de Campeche.

En la foto, se observa al exmandatario junto a dos jóvenes en los alrededores del popular bar.

De acuerdo a la revista, el expresidente visitó la entidad el pasado jueves tres de octubre para asistir a la celebración de las bodas de oro de los padres del fallecido Juan Camilo Mouriño.

En un video, tomado al interior del bar y difundido por Expreso Campeche, se observa al político mexicano, sonriente y tomándose fotografías con quien se lo solicitara.

El exmandatario fue captado en el aeropuerto de la ciudad, a la que llegó en un vuelo comercial nocturno. Poco después se le vio en la calle 59, un corredor turístico plagado de bares, donde se encerró en un privado del Odisea Cantina-Bar aunque hasta el momento no ha trascendido con quienes departió.

Horas después, lo alcanzó en Campeche su esposa Margarita Zavala Gómez del Campo, quien reveló que su presencia en el estado se debía a que asistirían a un evento privado para “compartir la alegría de una familia muy querida” para ellos.

Luego, trascendió que este fin de semana los padres del fallecido Juan Camilo Mouriño Terrazo, Carlos Mouriño Atanes y María de los Ángeles Terrazo Blanco celebrarán sus bodas de oro.

El fin de semana, Calderón fue captado en Plaza Galerías, aparentemente comprando el regalo para los festejados en la sucursal de una reconocida tienda departamental.

Según la revista Proceso, la familia de Mouriño Terrazo, a quien Calderón hizo secretario de Energía y luego secretario de Gobernación, cargo en el que falleció en 2008, fue una de las más privilegiadas política y económicamente durante su sexenio, en el que su corporativo Grupo Energético del Sureste (GES) creció en forma rauda y descomunal en medio de señalamientos de corrupción.