Foto: Pexels

Es el día del niño y como buenos mexicanos vamos a echarle muchas ganas a su festejo. Quizá haya quien prepare algo especial, alguien más que por el trabajo en casa apenas pueda abrazarlos y decirles cuánto importan. Pero más que pasteles o una fiesta en su día, necesitamos que todos los días se hagan válidos sus derechos a divertirse, aprender, participar, descansar y ¡expresarse!.

Por lo anterior, hicimos este íntimo ejercicio de participación social para saber qué se siente ser niña o niño, sus experiencias en el confinamiento por covid-19 y la pregunta del millón: ¿qué pedirías si no hubiera imposibles, si pudieras tener cualquier cosa en el mundo?  Las respuestas tienen sus matices entre la inocencia y la sabiduría.

El método fue el siguiente. Se pidió a padres, hermanos o tutores que grabaran un pequeño vídeo. No era necesario ponerse uniforme, ni serios. Esta vez sería -como debería ser siempre- su palabra lo que importa. La muestra fue con niños de distintas edades y contextos. Este fue el resultado. Conoce sus respuestas, inspírate y anímate porque sí hay esperanza.

Fernando Cantú

Él es Fernando. Desde muy temprano va a la escuela virtual del Liceo Alberto del Canto y su mami, Irma le prepara una serie de actividades para que mantenga esa sonrisa. Aunque, Fer es un sol por si mismo. Ahora lo que más extraña es la alberca y sus amigos

Sebastián López, 8 años.

Sebas se siente más o menos por la contingencia porque a veces se aburre. Duda un poco pero al final decide que ya quiere volver a la escuela. Lo que más le gusta de ser niño es  jugar y ver la tele. Quiere una tablet. Su mensaje es: Ya me cansé de andar aquí y hacer labores de la casa.

Risbeth López, 9 años.

No me siento muy bien porque estoy encerrada y me aburro. Dice Risbeth y menciona que los niños tienen derecho a la Salud. Trata, nos explica de que los niños tienen qué ir al doctor. A los niños que están encerrados les recuerda que el plan de contingencia pronto va a terminar y sobre todo: que no pierdan la esperanza. Su regalo sería un LOL.

Fernanda, 4 años

Ella decidió vestirse de princesa, porque eso significa para ella ser niña. Su regalo del día del niño sería una bolsa que tenga un chorro de cosas de Minnie Mouse.

Amanda, 11 años

Esta chula tuvo un accidente cuando era pequeña, y aunque tuvo secuelas, jamás se ha rendido. Para ella ser niña significa jugar, y vaya que lo ha hecho. La lotería es su pasión. Pero también ha pasado este tiempo algo aburrida. Aprendió a cuidarse. Extraña mucho a sus amigos y maestros. El regalo que pediría sería una muñeca.

Luis Barajas, 8 años.

Para él ser niño significa tener una vida. Se la ha pasado bien y ha salido poco. Aprendió a ser paciente y no amenazar a nadie (risas). Lo que más extraña de la escuela es… el recreo. Lo que pediría sería un tercer hermano. Esta pregunta dejó impactados a sus papás y a todos.

María y Karla Flores Sandoval, 6 y 4 años

Ellas viven en San Francisco del Ejido, una comunidad rural a 70 kilómetros de Saltillo. Son muy serias ante la cámara pero fuera de ella aman bailar y saltar. Están muy tristes porque no podrán celebrar el día del niño, pues aprendieron que no debe salir de su casa para cuidarse. Ambas extrañan mucho la escuela, su profe y si pudieran pedir, cualquier regalo sería: una bicicleta y unas pinturas.

Adriana Medrano, 6 años

Es una niña súper extrovertida, nació para la cámara. Y para ella la cuarentena ha sido un momento divertido con su mamá. Aprendió a hacer videollamadas con su maestra, sus amigos y aprendió a hablar con sus primos por vídeo chat. Lo que más extraña de ir a su escuela es jugar con sus amigas. Si pudiera pedir cualquier cosa, sin imposibles sería: un abrazo.

Mariel Ríos, 11 años

Para ella ser niña significa ser feliz, que la abracen mucho y la consientan. En esta cuarentena ha estado triste por no poder salir. Aprendió a tocar la guitarra y hacer tareas en casa. Extraña a sus amigas. Si pudiera pedir un regalo sería un skateboard. Su mensaje es que disfruten este día aunque ya nos lo arruinó la cuarentena, pero que estén en su casa, con su familia.

María, 7 años

Ella es bastante clara: “Mi regalo ya está aquí: es mi familia y lo que tengo”.

José Eduardo, 5 años

Quiere una motocross. Para él ser niño es ser padre porque hace pesas, oye el radio y juega fútbol.

Quetzali García

Reportera y maestra rural. Se ha desempeñado desde hace 15 años en temas de educación, cultura digital, historias de vida y derechos humanos. Ha trabajado en los géneros de periodismo narrativo, crónica y reportaje. Licenciada en Educación Secundaria. Se desempeña actualmente como profesora y editora de Semanario. Ganadora de premios como el Estatal de Periodismo 2006 en entrevista cultural y primer lugar en la categoría de Ensayo del Premio Manuel Acuña 2013