Especial
Los visitantes del Newseum en sus últimos días aseguraron que extrañarán el lugar

Falta una semana para que el Newseum, un museo ícono de la prensa y la libertad de prensa en Estados Unidos, cierre las puertas de la imponente estructura de vidrio y acero en la que funcionó durante más de diez años en Washington. ¿La razón de la clausura? Mantenerse en ese mega edificio es financieramente insostenible, sobre todo en una ciudad como Washington, llena de museos gratis mientras que en este hay que pagar 24.99 dólares para ingresar, reconoce la propia web de la organización.

La institución sin fines de lucro The Freedom Forum, creada por el fundador del USA Today, Al Neuharth, y fundadora del museo, se comprometió a mantener su misión: la de educar al público sobre la importancia de la prensa libre, pero aún no ha definido cuál será el nuevo espacio en el que operarán o si lo habrá o mantendrán exposiciones itinerantes. Por ahora, la estructura fue vendida a la universidad John Hopkins, que planea utilizar el espacio para sus programas basados en Washington.

"El futuro del Newseum es incierto en estos momentos", dijo la vocera Sonya Gavankar a la agencia AFP. "Nos llevará al menos seis meses desinstalar las exhibiciones y trasladarlas a nuestras instalaciones de archivo. Una vez que se complete el proceso, comenzaremos a ver qué nos depara el futuro".

La primera sede del Newseum fue inaugurada en Arlington, Virginia, en 1997. Para abril de 2008, el museo se mudó a la actual estructura entre el Capitolio y la Casa Blanca. En sus dos décadas de funcionamiento ha recibido a unas 10 millones de personas y ha presenciado desde conferencias de medios a cientos de eventos.

Los visitantes del Newseum en sus últimos días aseguraron que extrañarán el lugar, donde se exhiben desde galerías sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre, pasando por el muro de Berlín, y hasta un monumento a periodistas caídos en sus coberturas y un área sobre la evolución de la tecnología.

Especial

Cathy Cawley de Ashland, Virginia, dijo a la AFP que había querido ver el Newseum por segunda vez antes de que cerrara, por sus exhibiciones "expansivas y hermosas""Estaba mirando la pared que muestra la exhibición sobre periodistas asesinados en acción y me hace darme cuenta de lo importante que es una prensa libre".

Julia Greenwald, que enseña inglés en un colegio en Washington, trajo a un grupo de estudiantes de primaria y secundaria antes del cierre de Newseum. "Es uno de los mejores museos de Washington. Es triste que esté cerrando", lamentó también en entrevista con la agencia.

"En el clima político actual, es muy importante que los niños sepan leer y escribir sobre los medios, que aprendan sobre el valor de una prensa libre", agregó.