Foto: Archivo
El líder del centroderecha español y presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, alcanzó ayer un acuerdo con el partido Ciudadanos (liberales) que, sin embargo, es insuficiente para su reelección al frente del Ejecutivo en la sesión de investidura que empezará mañana en el Congreso

MADRID.- El líder del centroderecha español y presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, alcanzó ayer un acuerdo con el partido Ciudadanos (liberales) que, sin embargo, es insuficiente para su reelección al frente del Ejecutivo en la sesión de investidura que empezará mañana en el Congreso.

Los 137 escaños que el Partido Popular (PP) logró en los comicios del 26 de junio, se unirán a los 32 de Ciudadanos y al de una diputada nacionalista canaria para llegar a 170, a seis de la mayoría absoluta necesaria en la votación que tendrá lugar el 31 de agosto.

Dos días más tarde, el 2 de septiembre, tendrá lugar una segunda votación sobre la candidatura de Mariano Rajoy en la que le bastaría tener más “síes” que “noes” pero, como la primera, parece abocada al fracaso.

Los socialistas (85 escaños), la coalición de izquierdas Unidos Podemos (71) y los pequeños partidos nacionalistas que completan el Congreso llevan semanas asegurando que rechazarán a Mariano Rajoy, lo que configura una relación de 170 a favor y 180 en contra.

Los comicios del 20 de diciembre de 2015, con un Congreso igualmente fragmentado, ya mostraron la dificultad de los partidos españoles por llegar a acuerdos.

En esa ocasión, ante la negativa de Mariano Rajoy a someterse a una investidura para la que no tenía apoyos, fue el socialista Pedro Sánchez quien dio el paso, previo acuerdo con Ciudadanos, que en estos meses se ha esforzado por consolidar su imagen de partido “bisagra”, capaz de favorecer la gobernabilidad.

Sánchez, que obtuvo 131 escaños de los 350 de la Cámara, fue rechazado y ahora devolverá esa moneda a Rajoy, con quien se reunirá mañana en el Congreso para comunicarle su negativa.

En sus comparecencias ante la prensa, tanto Mariano Rajoy como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, hicieron un llamamiento al Partido Socialista Obrero Español para que abandone su actitud y, mediante la abstención, haga posible la elección de un nuevo Gobierno.

Tenemos 170 escaños. Es una cifra importante, pero es insuficiente”, reconoció Rajoy, quien recordó al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que en esta situación excepcional es preciso formar ya Gobierno para afrontar el déficit público y aprobar los Presupuestos del Estado para 2017, sin recurrir a la prórroga

Lo que hoy suscribieron PP y Ciudadanos supone, entre otros puntos, crear mesas de trabajo para una eventual reforma de la Constitución y para modificar la actual ley educativa, así como recuperar dinero de una amnistía fiscal para miles de contribuyentes aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy con el que financiar varias partidas de gasto social.

Se trata de más de un centenar de compromisos, algunos de los cuales aparecían en el pacto que hace unos meses firmaron Ciudadanos y el PSOE, como un modo de presionar a Pedro Sánchez, algo poco probable ya que, aunque ha habido algunos dirigentes socialistas favorables a la gobernabilidad de España, ninguno quiere aparecen como el que mantiene a Mariano Rajoy en el poder.

Consciente de que su investidura de esta semana será fallida, salvo sorpresa mayúscula, Mariano Rajoy confirmó ayer que su “obligación” es “perseverar en el intento” de ser Jefe del Ejecutivo, lo que da a entender que volverá a postularse.

No está claro cuándo, ya que la atención en España durante septiembre estará centrada en las elecciones regionales en Galicia y País Vasco, el día 25, con el efecto que puedan tener en la política española en función de los resultados. 

ANÁLISIS
La derrota de Rajoy lo mantendrá como:

-  Jefe del Ejecutivo en funciones

-  Con competencias limitadas