Foto: Especial
La Policía de Arizona respondió a una alerta de que se había localizado a un joven en la calle con las manos atadas a la espalda con un cinturón y un trapo alrededor de la boca, como si se tratase de un secuestro, pero todo era una farsa

La Policía de Coolidge en Arizona (EU) informó la detención de un joven de 19 años, identificado como Brandon Soules, que fingió su propio secuestro atándose las manos y la boca para tener una excusa que le permitiese no ir a trabajar.

Según The New York Times, el hombre trabajaba en una empresa de llantas y fue encontrado cerca de un contenedor de agua con las manos atadas a la espalda y un pañuelo en la boca.

La Policía de Arizona de esta localidad indicó a través de su cuenta de Facebook lo siguiente a cerca del caso:

Emitimos este comunicado para ofrecer hechos y aclarar una serie de rumores que están circulando en relación a un incidente ocurrido el 10 de febrero.

Ese día, los agentes respondieron a una alerta de que se había localizado a un joven varón en la calle con las manos atadas a la espalda con un cinturón y un trapo alrededor de la boca que le impedía hablar, como si se tratase de un secuestro.

Brandon Soules indicó entonces a la Policía que dos hombres enmascarados lo habían secuestrado, lo habían golpeado en la cabeza dejándolo inconsciente y lo habían metido en un automóvil durante varias horas hasta abandonarlo en el lugar en que fue encontrado.

Sin embargo, investigaciones posteriores por parte de los agentes determinaron que Soules se inventó la historia y que se trató de un secuestro fingido, por lo que fue detenido el 17 de febrero bajo cargos de dar información falsa a la Policía.

El joven admitió a los agentes que la historia no era real y que se la inventó para tener una excusa que le permitiese no ir a trabajar a la tienda de neumáticos donde instalaba ruedas y conducía por la zona para recoger piezas para la tienda.

Un gerente de la tienda se negó a comentar sobre el arresto el martes.