El fortalecimiento del Estado de Derecho es impensable si no se garantiza la autonomía y la profesionalización de los órganos de procuración de justicia. Lamentablemente, se evitó a toda costa la transformación de la PGR en la Fiscalía General de la Nación autónoma, por más de un año discutimos esa propuesta y nunca se aprobó. Tal vez por temor a la independencia.

Afortunadamente para el PRI, la "Cuarta Transformación" llegó… para que todo siga igual. López Obrador ya anunció que él tampoco está a favor de despolitizar la justicia y no quiere fiscalía autónoma. Esa es la tentación para quien prefiere decir por sí mismo quién es corrupto y digno del fuego eterno y quién es "una persona decente y honorable". Estamos una vez más ante una visión autoritaria, hegemónica y vertical de la política en la que el manejo de la procuración de justicia es esencial para asegurar obediencia a los designios de una sola persona.

¿Qué hacer? Una opción es quedarnos cruzados de brazos y confiar ciegamente en el toque sobrenatural de la autoridad electa y que la persona designada convierta a la PGR en una institución eficaz e imparcial, que actuará "sin consignas" de ningún tipo y en ningún momento. La otra opción: es la de la responsabilidad política a través de la democrática participación ciudadana y hacer uso de nuestros derechos para seguir exigiendo que haya una reforma constitucional que sí se implemente eficazmente para completar la transición de PGR a Fiscalía General autónoma.

Por eso es una buena noticia que la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y otras organizaciones hayan decidido lanzar la iniciativa #Reforma102, que contempla la recolección de firmas ciudadanas –se requieren 117 mil como mínimo– para presentar al Congreso una iniciativa ciudadana de reforma al artículo 102 constitucional. Celebro que la iniciativa contemple la creación de una Fiscalía General independiente, autónoma, para que el nombramiento del titular no dependa de una persona ni de acuerdos e intereses partidistas; y eficaz, es decir, que tenga la infraestructura, tecnología y personal necesarios para cumplir con sus tareas en el respeto a los Derechos Humanos.

Apoyo la iniciativa en lo general, no tengo que estar de acuerdo en todos los detalles. Pero para eso, precisamente, lo más sano es que se pueda poner a discusión en cuanto entre la nueva legislatura en septiembre. Firmaré y ayudaré a obtener firmas porque estoy convencida al cien por ciento de que la justicia debe ser completamente independiente del poder, sin importar quién sea el Presidente –de hecho, en mi campaña proponía una fiscalía independiente porque creo que uno de los retos de México es salir del abismo de la impunidad.

Apoyaré también la iniciativa, porque se trata de un ejercicio de participación ciudadana y una muestra más de la importancia que tiene la sociedad civil en la vida democrática de nuestro país. Por otra parte, cada iniciativa parecida es un ejercicio democrático por parte de los ciudadanos. #Reforma102 es una propuesta que le da la oportunidad a los ciudadanos de opinar directamente y de buscar soluciones institucionales reales para resolver lo que más nos duele como país: la impunidad y la corrupción.

POR CIERTO 

Extraños acontecimientos en Venezuela. Confusas imágenes que muestran a Nicolás Maduro huyendo de un peligro que no se ve, y a sus tropas corriendo por sus vidas en sincronía perfecta. Incluso hay videos en los que no es claro si están todos los que oficialmente se ven en las imágenes. Y la siguiente escena: Maduro fustiga a los "enemigos de la Revolución Bolivariana" y a "la derecha" por este "atentado contra su vida". Sin reparo alguno acusó a Juan Manuel Santos, presidente saliente de Colombia. Cuando todo lo demás falla, el populismo siempre puede echar mano de las teorías del complot, del discurso de odio, para justificar la represión. No debemos abandonar a la oposición venezolana a su suerte en este momento, que puede ser tan oscuro como el de Nicaragua.