Weinstein se encuentra todavía en proceso de juicio por los múltiples casos de acoso y violación. / Foto: AP.
Harvey Weinstein se creía tan poderoso en Hollywood que pensaba que podía salirse con la suya al denigrar a aspirantes a actrices a las que consideraba "completamente desechables"

Así lo expresó un fiscal el viernes al presentar sus argumentos finales en el juicio del productor bajo cargos de violación en Nueva York.

"El universo es dirigido por mí y no se pueden quejar cuando sean pisoteadas, escupidas, desmoralizadas y, sí, violadas y abusadas por mí, el rey", dijo la fiscal asistente de distrito Joan Illuzzi-Orbon, imitando a Weinstein.

Usando un monitor de televisión junto al jurado, los fiscales mostraron fotos de la actriz de "The Sopranos" ("Los Soprano") Annabella Sciorra y cinco acusadoras que también testificaron. Illuzzi dijo al jurado que fuera de Sciorra quien ha tenido una carrera destacada, las otras eran "completamente desechables".

"Estas otras mujeres nunca estuvieron en su mundo", dijo Illuzzi. "Nunca iban a estar en su mundo. Nunca iban a ser suficientemente fuertes, suficientemente atrevidas o valientes para decirlo. Pero a Annabella alguien le creería".

Illuzzi también mostró una comparación del testimonio de Sciorra, que dijo que confrontó a Weinstein en la década de 1990 luego que supuestamente él la violó, y una declaración similar de otra acusadora de violación sobre cómo el exmagnate reaccionó cuando le dijo que tenía un novio en 2013.

"Los ojos se le pusieron en blanco y pensé que iba a golpearme ahí mismo", testificó Sciorra. Con el clic de un botón, la declaración de la acusadora de violación apareció: "Sus ojos cambiaron, él no estaba ahí. Estaban en blanco y me hizo pedazos".

Por momentos, Weinstein miraba una pantalla frente a la mesa de la defensa que reflejaba lo que estaban viendo los siete hombres y las cinco mujeres que integran el jurado durante la audiencia de tres horas.

Illuzzi presentó sus argumentos de cierre a día siguiente que la defensa ofreciera una declaración final épica en la que retrató el caso de la fiscalía como "un cuento siniestro" sin las pruebas necesarias para condenar a Weinstein.

Los fiscales crearon "un universo alternativo" que "despoja a las mujeres de su sentido común, su autonomía y responsabilidad... El arrepentimiento no existe en este mundo, sólo el arrepentimiento renombrado como violación", dijo la abogada de Weinstein Donna Rotunno.

Illuzzi se concentró el viernes en las acusaciones de Mimi Haleyi de que Weinstein le practicó sexo oral por la fuerza en el apartamento de ella en Soho en 2006.

"Cuando un adulto va a la casa de otro adulto, ¿debe esperar que van a tener relaciones sexuales?", preguntó la fiscal. "Al ir a la casa de Weinstein, ¿merecía lo que recibió?".

Agregó: "Aquí no hay límites confusos. Esto es un crimen y una desconsideración excesiva hacia otras personas".