El Poder Legislativo de Coahuila acordó solicitar formalmente al fiscal General de Coahuila, Gerardo Márquez, informe a quién más investiga -además de Javier Villarreal- a propósito de la denominada “megadeuda”.

Como se recordará, el fin de semana anterior se reveló que la Fiscalía General de Coahuila obtuvo una nueva orden de aprehensión en contra de quien fuera responsable de las finanzas estatales, tras acusarle de haber engrosado sus cuentas bancarias con más de 160 millones de pesos cuya procedencia no podría justificar.

Como parte de la información difundida, se planteó el hecho de que, además de Villarreal, habría otros exfuncionarios estatales a quienes se perseguiría por las mismas razones, pero cuyos nombres no han sido revelados.

El diputado Gerardo Aguado, promotor de la solicitud de información, afirmó ayer que existen alrededor de 120 planteamientos que han sido realizados en el Congreso de Coahuila para demandar que se investigue y castigue el saqueo de las arcas estatales, a propósito de la contratación ilegal de al menos una parte de la deuda pública.

Cabría esperar que la nueva posición asumida por el Gobierno sea un signo de que el brazo de la justicia alcanzará a quienes han disfrutado de la impunidad"

La inmensa mayoría de tales propuestas, afirmó el representante popular, han sido “congeladas” en el Poder Legislativo y aquellas que prosperaron no han encontrado respuesta positiva en las autoridades locales.

“…hemos demandando, desde que se conoció el caso de la megadeuda, que se procesara a todos los implicados por los delitos de peculado, asociación delictuosa, negociación ilícita, fraude, uso de influencias y, por supuesto, enriquecimiento ilícito”, ha dicho Aguado Gómez.

Desde el punto de vista del legislador, no hace falta ser demasiado perspicaz, ni realizar extensas investigaciones para percibir la trama ilegal que rodea el episodio de la “megadeuda”.

“El enriquecimiento es a ojos vistas. Ni siquiera se necesitaba una investigación formal para darse cuenta de cómo crecieron en forma exponencial los patrimonios de Humberto Moreira, Javier Villarreal, Sergio Fuentes, Jorge Torres y demás implicados en la megadeuda, así como de varios de sus familiares, en especial de Javier Villarreal”, señaló el panista.

Se trata, sin duda, de una opinión ampliamente compartida por la sociedad coahuilense y de un reclamo largamente sostenido por todos aquellos que no se beneficiaron del saqueo de las arcas públicas estatales y, por ende, se niegan a pagar la factura de los excesos cometidos en el pasado reciente.

Cabría esperar que la nueva posición asumida por el Gobierno de Coahuila en torno a este episodio sea un signo de que, ahora sí, el brazo de la justicia alcanzará a quienes largamente han disfrutado de la impunidad que les garantiza la red de intereses construida en Coahuila en la última década.

Nunca está de más recordar, desde luego, que debemos ser cautos en el optimismo y esperar mejor a que, más allá de los anuncios, se concreten los hechos que demuestren la existencia de una real voluntad para castigar a quienes nos agraviaron.