Foto: Internet
Por primera vez el gobierno de Estados Unidos revela que Emiliano Salinas, hijo del expresidente de México Carlos Salinas, es un supuesto ‘coconspirador’ del fundador de una secta sexual contra quien se sigue un juicio en New York

El gobierno de Estados Unidos identificó a Emiliano Salinas, hijo del expresidente de México, Carlos Salinas, como presunto cómplice del jefe de una secta de esclavitud sexual que afronta un juicio en una corte de Brooklyn por tráfico sexual, lavado de dinero y otros delitos, según documentos legales en poder de la cadena de televisión Univisión.

La explosiva revelación fue hecha esta semana por la fiscal del caso, Moira Kim Penza, durante una audiencia del juicio contra el norteamericano Keith Raniere, un gurú de la superación personal que mantenía filiales de su organización en México en asociación con Salinas.

Penza mencionó el nombre de Salinas como coconspirador al explicar al juez del caso que el hijo del expresidente fue el creador de varias cuentas de correo usadas para desacreditar a los enemigos de la organización Nexium, que dirigía Raniere, según la transcripción de la audiencia.

"Lo que usted ve en esta cadena de correos y en los correos que están en las cajas", afirmó Penza en un receso del jurado del juicio, "es que hubo esfuerzos de los conconspiradores incluyendo Kristin Keeffe, incluyendo Emiliano Salinas, dirigidos por el acusado en relación a qué individuos debían ser objetivos", agregó.

Los correos fueron encontrados en un allanamiento en la residencia de Nancy Salzman, cofundadora de Nexium, explicó la fiscal. Dentro de algunas cajas se encontraron además carpetas con "dossiers financieros" de los enemigos de Nexium en los que figuraban jueces federales que supervisaban el caso, agregó.

Las cuentas electrónicas sobre las cuales se encontró la información que podría salir a relucir en los próximos días en el juicio son The Beacon 2009 y OakHaven.haven, explicó la fiscal.

Salinas no afronta cargos criminales en Estados Unidos. Hasta ahora había sido citado como uno de los mejores amigos de Raniere y con quien se asoció para el establecimiento de sus centros de aprendizaje en México. En el sistema judicial de Estados Unidos, una persona puede ser identificada como cómplice sin haber sido acusada.