Emilio Lozoya y su madre Gilda Margarita Austin | Foto: Especial
Un tribunal federal confirmó la suspensión definitiva a Gilda Margarita Austin y Solís, señalada por su presunta responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita

Un tribunal federal confirmó la suspensión definitiva otorgada a Gilda Margarita Austin y Solís, madre del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, que impide a la Fiscalía General de la República (FGR) detenerla en este momento por el caso Odebrecht.

El 24 de julio, la mamá del ex funcionario fue detenida en la isla de Juist, en Alemania, con base a una ficha roja emitida por Interpol, por la existencia de una orden de aprehensión por su presunta responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Por unanimidad, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Penal ratificó la suspensión definitiva concedida por Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal.

De acuerdo con el expediente, relacionado con un incidente de revisión, la defensa de Margarita Austin buscaba que la FGR y otras autoridades no ejecutaran la orden de captura librada el pasado 4 de julio, por ya existir la suspensión definitiva.

Sin embargo, el juez que concedió la medida cautelar estableció como condición a la requerida una garantía de 4 mil 500 pesos y comparecer ante el juez de control que ordenó su captura, en un plazo de cinco días, una vez que se notificara la resolución.

La suspensión definitiva que protege a la madre del ex directivo de Pemex, prevalecerá hasta que el juez de primera instancia determine si concede o no el amparo a Gilda Margarita Austin.

Los delitos que se le imputan a Gilda Margarita no ameritan prisión preventiva oficiosa, es decir, no son graves y se pueden enfrentar en libertad.

Según la investigación de la FGR, la mamá de Emilio Lozoya recibió el 22 de noviembre de 2012, de la empresa Tochos Holdings Limited, ligada a la familia Lozoya, 185 mil dólares a una cuenta de BBVA Bancomer, de la que es único beneficiario el ex director de Pemex.

El dinero supuestamente fue utilizado por Marielle Helene Eckes, esposa de Lozoya para comprar una residencia de un millón 900 mil dólares en Ixtapa, Guerrero.

Se cree que los 185 mil dólares forman parte de los 10.5 millones de dólares que la Constructora brasileña Odebrecht entregó a Emilio Lozoya a cambio de contratos con Petróleos Mexicanos.