AP
Con un doblete de 'Gabigol' en los minutos finales, el equipo brasileño se convirtió en el mejor equipo de la Conmebol

En un final para la historia, Flamengo consiguió su segunda Copa Libertadores con una remontada épica en el ocaso del encuentro. 

Gabigol consiguió el doblete más rápido en toda la historia de las finales de Copa Libertadores con goles al 89 y 92 de tiempo corrido. 

AP

La final comenzó con dominio de Flamengo, que entusiasmó a sus a sus millones de hinchas en Brasil y el mundo, pero perdió el control casi enseguida contra un River muy concentrado.

El cuadro argentino se fue al frente al minuto 14 de tiempo corrido con gol de Rafael Santos Borré, aprovechando un centro por la banda derecha.

Borré celebró con gran entusiasmo ya que en el partido de vuelta de la final del año pasado, ante Boca Juniors en Madrid, no jugó por suspensión.

La media cancha millonaria brilló para frenar las aspiraciones del Flamengo que no podía llegar con claridad al área. 

Se fueron al descanso con la victoria parcial de River, que lo merecía tras lo realizado en los primeros 45 minutos. 

En la segunda mitad fue todo lo contrario, Flamengo se fue con todo al frente para conseguir el empate e incluso, un penal no marcado dejaba en claro que los brasileños podrían darle la vuelta. 

River ya festejaba y al minuto 89, "Gabigol", que había tocado la Copa al inicio del partido, cerró la pinza para darle esperanza al conjunto brasileño. 

Fue un gol que mandaba el partido al alargue, el silbante dio cuatro minutos de compensación, donde "Gabigol" aprovechó un error de la defensa para darle la vuelta al marcador y hacer explotar a la hinchada brasileña. 

Al final, salió expulsado junto a Ezequiel Palacios, pero ya había realizado el daño. Flamengo era el campeón de la Libertadores por segunda ocasión en su historia.